Abel Resino valoró tras el choque el importantísimo resultado conseguido ante el Granada. El nuevo técnico elogió el comportamiento y la actitud de sus jugadores, disculpó sus errores, que atribuyó a la ansiedad del momento, y expresó su confianza en que las cosas mejorarán en el futuro. cercano. "Qué duda cabe de que ha sido un triunfo importantísimo", indicó Resino, que precisó: "El equipo empezó bien, pero en mucha fases de partido nos pudo la ansiedad de la situación". Y añadió: "Lógicamente, cuando un equipo está en una situación como la que estábamos antes del partido no es fácil. La semana ha sido larga, dura, con cambio de entrenador. Los jugadores tienen una actitud muy buena para intentar revertir la situación pero en el aspecto anímico no es fácil dominar esa ansiedad."

Por ello, Resino consideró la victoria obtenida frente al Granada "una bocanada de aire que nos permita seguir metidos en la lucha". "Lo más importante de este partido", insistió, "era conseguir un resultado que nos permite saber que seguimos ahí".

El preparador céltico recordó que cualquier otro resultado habría complicado notablemente las opciones de salvación del Celta que, recordó, siguen siendo difíciles. "Tenemos un calendario muy complicado, sobre todo los próximos tres o cuatro partidos y era clave ganar", explicó Resino, que detalló: "Sumas tres puntos, te metes de nuevo de lleno en la pelea y sobre todo coges confianza para seguir trabajando. Es necesario creer en el proyecto que hemos empezado y la victoria es lo único que te reconforta".

El entrenador toledano advirtió que el Celta tiene aún mucho que mejorar. "Tenemos que trabajar cada día más duro porque tenemos muchas cosas que rectificar y mejorar. Ahora veremos el partido a fondo y veremos por dónde tenemos que seguir trabajando para que el equipo coja lo antes posible los conceptos que yo quiero", subrayó.

Abel Resino añadió que las características del adversario dificultaron un poco que el Celta pudiese plasmar ayer su idea de juego. "El Granada es un equipo difícil porque juega muy directo. Da mucho pase largo buscando a los puntas y tiende a partirse. Quizá con un rival que intente jugar más al fútbol nos habríamos reorganizado mejor. Hemos tendido a partirnos y en esto tenemos que mejorar", observó.

El técnico insistió en que las características del Celta no permiten un cambio radical en el estilo de juego. "Ya dije que el Celta tenía una idea que se ajusta a las características de sus jugadores. Pero los partidos se ganan marcando goles y eso te obliga a jugar cerca del área. El equipo también ha tenido fases de buen juego pero llevamos solo una semana. Han ocurrido muchas cosas y estoy contento porque esta victoria nos fortalece", concluyó.