El Rápido de Bouzas regresó de vacío de su visita a Santiago, al caer derrotado ante el Compostela. Los vigueses consiguieron recortar la diferencia a veinte minutos para el final, pero las buenas intenciones acabaron muy pronto con un penalti de Kiko Insa que trasnformó Gonzalo.

Inicialmente el cuadro vigués intentó dominar territorialmente, pero apenas inquietó al meta Adrián. El Compostela empezó prudente, pero pronto se hizo con el mando del partido. Del dominio territorial pasó a acercarse con peligro a la meta defendida por Roberto, y a los veinte minutos ya abrió el marcador. Fue Jebé, como no podía ser de otra manera, el autor del gol con un potente disparo desde el borde del área a media altura y ajustado al palo derecho, imposible para Roberto.

Tras el gol no reaccionó el Rápido, que fue incapaz de chutar ni una sola vez sobre la puerta de un tranquilo Adrián. Mérito de la defensa compostelana, que se mostró sólida durante los noventa minutos a excepción del gol visitante.

Tras el descanso, los locales encarrilaron el marcador. Joselu rompió su sequía goleadora. Parecía que el partido estaba sentenciado y en el minuto 69 ya estaba preparado el cambio para que saliera Jordan en lugar de Joselu. Sin embargo, en ese justo momento, Diz recortó distancias en un disparo desde el exterior del área tras fallo del meta local Adrián. Ello obligó a guardar el cambio, se mantuvo Joselu siete minutos todavía le dio tiempo para desbordar por banda y ser derribado por Kiko. El penalti lo transformó el especialista local, Gonzalo.

Después ya se hizo el cambio de Joselu y el partido ya no dio más de sí porque el Rápido acusó el tercer gol y buscó sin fe recortar distancias. En los últimos diez minutos, el Compostela replegó líneas para buscar alguna contra y su defensa se mostró sólida ante un Rápido que apenas inquietó a un Adrián.