Balaídos se prepara para un duelo vital. Lo hace con un aire renovado tras el cambio de banquillo. Abel Resino desembarca en el equipo vigués con el objetivo de inyectar esos ingredientes que le faltaban al Celta para ser un equipo de Primera División. Tiene la clase, la calidad, en definitiva, lo más complicado, pero le falta esa intensidad y ese veneno en ambas áreas. Dos factores determinantes para renovar la permanencia a final de temporada.

El destino es caprichoso en el estreno de Abel Resino. El técnico manchego se estrena ante su último equipo, un Granada que es un rival directo en la lucha por la permanencia. Los andaluces, en una dinámica positiva tras la llegada de Lucas Alcaraz, esperan dar en Balaídos un golpe casi definitivo. Los fichajes de invierno (Aranda, Recio y Nolito) han sido clave para el cuadro nazarí, que regresa al feudo vigués tras la polémica promoción de ascenso de hace dos temporadas.

El Celta afronta el decisivo duelo con prácticamente todo su arsenal. Los problemas se ceban con la línea defensiva. Túñez se une a las bajas de los lesionados Hugo Mallo y Samuel Llorca. Abel Resino ya manifestó en sala de prensa que no realizará "un cambio traumático". Se prevé que apuesta por casi el mismo once de gala de Paco Herrera. Por tanto, Oubiña recuperará el timón del centro del campo tras cumplir partido de sanción la pasada jornada. La única duda estriba en la banda derecha, donde Augusto Fernández y Quique de Lucas pugnan por un sitio en el once titular.

Lucas Alcaraz también podrá apostar por su equipo habitual gracias al indulto del Comité de Competición a Siqueira. El técnico andaluz apostará por sus tres incorporaciones (Recio, Nolito y Aranda) acompañadas por un Ighalo que está siendo una de las sensaciones de esta segunda vuelta de la competición.

El encuentro promete. Es un duelo por la vida. El Celta quiere agarrarse a la permanencia. Quiere meterse de nuevo "en la pomada". Si logra los tres puntos tendrá a tiro a Granada, Zaragoza y Athletic de Bilbao. No es una final porque no es un partido definitivo, pero buena parte de las opciones de salvación pasar por vencer al conjunto nazarí. Balaídos lo sabe. Y volverá a apoyar a un equipo al que le ha mostrado su apoyo. La afición quiere dar el primer paso para salir de la crisis de resultado que atraviesa el equipo vigués, que no gana desde la victoria cosechada el día de Reyes ante el Real Valladolid.

Posibles alineaciones:

Celta: Javi Varas; Jonny, Cabral, Demidov, Roberto Lago; Oubiña, Álex López, De Lucas, Krohn-Dehli; Mario Bermejo e Iago Aspas.

Granada: Toño; Nyom, Íñigo López, Mainz, Siqueira; Mikel Rico, Recio; Torje, Ighalo, Nolito; y Aranda.

Árbitro: Muñiz Fernández (comité asturiano).