26 de junio de 2012
26.06.2012
FÚTBOL

Pérez Pallas pitará en Segunda División

El Comité Técnico asciende al árbitro vigués, de 24 años, tras dos campañas en Segunda B

26.06.2012 | 10:08
El árbitro vigués David Pérez Pallas, ayer. // R. Grobas

David Pérez Pallas pitará en Segunda División la próxima temporada. El Comité Técnico de Árbitros anunció ayer el ascenso del vigués, de 24 años, tras solo dos temporadas de experiencia en Segunda División B. Un salto crucial en la efervescente carrera del olívico.
Pérez Pallas dirigió hace escasos días el Cádiz-Albacete de la fase de ascenso a Segunda. Trabajo de consideración e indicio de lo que el Comité barruntaba. "La gente hablaba, había rumores, pero debía ser prudente", comenta. Ayer por la mañana supo que estaba entre los cuatro elegidos: "Es un sueño hecho realidad".
El arbitraje gallego está escasamente representado en la elite. Iglesias Villanueva se mantiene en Primera. Pérez Pallas será el único en Segunda, toda vez que Amoedo Chas desciende a sus 38 años. "Esto responde a la apuesta por la juventud del Comité", analiza el presidente de la Delegación de Árbitros de Vigo, Fernando Iglesias, que celebra la promoción de Pallas como un triunfo colectivo: "Será un espejo en el que todos se mirarán. Nos ayudará a captar gente". Pallas lamenta no poder coincidir con Amoedo Chas y la escasa cuota galaica, lo que "refleja la dificultad y el nivel del arbitraje. Me siento un afortunado".
Iglesias le pronostica a su discípulo nuevos horizontes. "Segunda A no es Segunda B. Debe cogerle el aire a la categoría. Pero estoy seguro de que dará mucho juego. Lo veo en Primera". Ningún miembro de la delegación viguesa ha llegado a lo más alto desde que en 1993 falleció Taboada Soto.
Pérez Pallas pisa el freno: "Me lo dice mucha gente, pero yo todavía estoy asimilando esto. He empezado a ver los equipos que militarán en Segunda, los estadios que estarán. No hace mucho que 30.000 personas pasaban por delante de la delegación hacia Praza América para celebrar el ascenso del Celta tras varios años en la división en la que arbitraré. Eso me da la medida de su trascendencia".
El joven experimentará también una mejora sideral a nivel económico. En Segunda División B se cobra cada partido a 150 euros. En Segunda, entre fijos y variables, algunas fuentes cifran la retribución medial anual en 60.000 euros. "Es algo de lo que me daré cuenta en unos meses, pero sinceramente ahora no pienso en el dinero, sino en todos estos años de sacrificio y en toda la gente que me ha ayudado", asegura Pérez Pallas. Menciona especialmente a Óscar González, asistente fijo en estas dos últimas campañas. El ascenso implica romper la sociedad. Pallas seguramente "heredará" a los ayudantes de Amoedo Chas. Y pese a la separación, "Óscar se ha alegrado más que yo mismo".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

El fútbol, motor de la economía

En Galicia el fútbol generó un impacto equivalente al 1,14% del PIB autonómico, hasta los 675 millones de euros al año.