La escuela de Operación Triunfo que ha montado Mosquera en A Madroa va ganando adeptos. Ya contabiliza tres alumnos. La última incorporación ha sido Toni Rodríguez. El joven canterano se ha convertido en el último de la fila para Herrera, que sólo le ha concedido los instantes finales de la eliminatoria de la Copa. En la Liga no ha ido ni convocado.

El jugador ha recogido el mensaje y ayer se puso a las órdenes de José Luis Mosquera, uno de los colaboradores de Herrera. Al acabar el entrenamiento de la plantilla, Toni se sumó a Iago Aspas y Dani Abalo para mejorar aspectos técnico-tácticos.

A sus compañeros le han ido bien estas clases particulares. El que más rentabilidad ha sacado a la academia, por el momento, es Abalo. El interior diestro comenzó como suplente y planteándole muchas dudas al entrenador por la debilidad de carácter mostrada en algunos momentos que se manifestaban en errores técnico-tácticos. Aprovechó la oportunidad que Herrera le ofreció en la Copa y repitió como titular en Soria, donde se convirtió en la figura de la primera victoria del equipo vigués en esta temporada.

Toni, que no puede regresar al filial porque posee contrato con el primer equipo, no se rinde, a pesar de tener por delante a tres o cuatro compañeros. Luchará hasta el límite para conseguir una plaza de titular. Por eso se ha apuntado a la academia.