La selección española se enfrentará finalmente contra Grecia mañana sábado, 4 de septiembre, en los octavos de final del Campeonato del Mundo de Baloncesto, una vez finalizada la primera fase que se ha disputado en las ciudades turcas de Kayseri, Estambul, Ankara y Esmirna. La última jornada resultó alocada. España acudía a su encuentro contra Canadá sin demasiadas esperanzas de escalar hasta la segunda posición del grupo. Tenía que ganar, cosa fácil, y esperar que Nueva Zelanda derrotase a Francia. Y el milagro se produjo en este partido, que cerraba el grupo.

La carambola desagrada a Grecia. Los helenos jugaron de forma descarada a perder ante los rusos para evitar a los españoles. También ellos esperaban que la lógica se impusiese entre neozelandeses y galos. Pero este Mundial parece todo menos razonable. El botín es jugoso para los de Scariolo, impensable para una selección en crisis, casi absurdo: con el cuadro tal como queda, España evita a Estados Unidos hasta una hipotética final. Otra cosa es si ese choque, previsible por jerarquía, llegará a concretarse en un torneo alocado.

España cumplió, por tanto. Se deshizo de Canadá por 89-67 y se fue a su hotel a descansar. Había hecho sus tareas al mediodía y el Nueva Zelanda-Francia era el último encuentro del grupo.

Grecia y Rusia jugaron después. En los cálculos de todo el mundo entraba que España sería el rival del que ganase. Ambas selecciones dieron toda la impresión de jugar a perder en la recta final. Los helenos se mostraron más hábiles en el ejercicio de fallar sus tiros a canasta. Cayeron por 69-73 y se fueron soñando con unos octavos de final contra Francia.

Pero nadie había contado con el "milagro kiwi". Como tal queda ya bautizado el partidazo que los "tall blacks" realizaron. Francia comenzó mandando pero el juego exterior de Nueva Zelanda se le acabó atragantando a Batum y compañía. Nueva Zelanda amenazó incluso con paliza. Si hubiera ganado de más de 28 puntos también habría enviado a España al tercer puesto. Lo hizo por 82-70. El grupo queda con Lituania como primera y tras ella, España, Nueva Zelanda y Francia.

Así que la selección española se enfrentará finalmente contra Grecia mañana sábado. El vencedor de ese duelo se enfrentará con el vencedor del partido Serbia-Croacia, en cuartos de final el miércoles 8 de septiembre. En semifinales aguardaría como adversario Turquía, Francia,Eslovenia o Australia.En ese horizonte, Estados Unidos no aparece hasta la final. Como decía el añorado Andrés Montes, la vida aún puede ser maravillosa.