31 de octubre de 2009
31.10.2009

El Celta, a cerrar un buen mes en Irún

Eusebio puede contar con Catalá tras la suspensión cautelar de su sanción

30.10.2009 | 23:53
Bayón, Garai, Falcón, Noguerol, Villanueva, Saulo, Jordi, Danilo y Vila, en un entrenamiento en el estadio de Balaídos. // Carlos Pereira

El Celta ha realizado un largo viaje en autobús a Irún con la intención de cerrar con un triunfo su mes más propicio, tanto en resultados como en juego: suma seis partidos imbatido (de los que dos han sido de Copa, ante el Girona y el Tenerife) y ha despertado gran interés su fútbol ante el Rayo Vallecano. Una victoria esta tarde en el Stadium Gal (18:00 horas, ETB-1) permitiría a los célticos desaparecer del fondo de la tabla y dejar atrás a un rival con sus mismos puntos (ocho).
Han pasado cuarenta y cinco años desde el último enfrentamiento liguero entre ambos; aunque el pasado septiembre se cruzaron en la segunda eliminatoria copera, que fue favorable al cuadro vigués (2-1). Y es en la Copa donde el Celta ha encontrado soluciones a la escasa pegada que exhibe en el torneo regular: en tres partidos ha anotado siete tantos, los mismos que en las nueve jornadas de Liga.
La falta de goles ha llevado a Eusebio a buscar distintas opciones en la línea de ataque: la que más dudas plantea en cada partido. Así, es probable que hoy repita la que jugó en Cartagena, esa Triple A que forman Abalo, Aspas y Aarón.
A priori, parece la apuesta más segura para tratar de desequilibrar a una defensa tan vulnerable e irregular como la del Real Unión, causante de las dos derrotas consecutivas del conjunto blanquinegro. La duda del técnico celeste está en las reducidas dimensiones del conocido como Infierno fronterizo: un campo situado en la bahía del Bidasoa de características similares a Ipurua, las instalaciones del Eibar.
Eusebio, no obstante, predica que su equipo siempre es fiel a su estilo, sin tener en cuenta al rival y, en este caso, tampoco a las circunstancias del terreno de juego y el ambiente de gran presión que ejercen los cuatro mil incondicionales que acuden al Stadium Gal, con capacidad para cinco mil.
La defensa celeste no admite dudas, después de que el Comité Español de Disciplina Deportiva aceptase ayer suspender cautelarmente la sanción por cuatro partidos a Catalá por los incidentes tras el partido con el Albacete. El barcelonés y Jordi formarán el eje de la defensa, a la que regresa Vasco Fernandes para cubrir la ausencia de Mallo, que agotó el ciclo de tarjetas amarillas. Botelho se ocupará, como siempre, del flanco izquierdo.
Y otro que reaparece en Liga es Michu, tras cumplir el partido de castigo por la expulsión en Cartagena. El asturiano desbanca de la medular a Danilo, que ha cumplido dignamente tanto en Liga como en Copa. Trashorras y Garai, que volverá a ejercer como eje del centro del campo céltico, en detrimento de Bustos, completan el once que Eusebio opondrá esta tarde a un rival con un pasado brillante pero al que le cuesta adaptarse a Segunda División.
En Irún, solamente ha obtenido una victoria, ante el Castellón (3-1), que continúa como colista. El Celta, por su parte, ha encadenado dos resultados positivos en sus últimas salidas: un triunfo en Huelva (1-2) y un empate en Cartagena (1-1). Ante un rival más apurado en la clasificación, el cuadro celeste confía en alcanzar su segunda victoria de la campaña, que le ayude a madurar y a reafirmarse en que la propuesta de su técnico es la adecuada para crecer y madurar y evitar apuros como los de las últimas campañas. El estado anímico del equipo es inmejorable y un triunfo en Irún cerraría un excelente mes de octubre.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Ver calendario completo

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine