12 de octubre de 2009
12.10.2009
Fase de clasificación para la Copa del Mundo 2010

Hierro y los médicos calman la tormenta

El director deportivo de la Federación justifica el regreso a casa de Xavi y Puyol

12.10.2009 | 02:17

Fernando Hierro, director deportivo de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) y los doctores de la selección, entre los que se incluye el jefe de los servicios médicos del Celta, Juan José García Cota, han frenado la marejada que se vive en la actualidad de la ´Roja´ después de que cinco de los 24 convocados por Vicente Del Bosque hayan regresado a casa.
El día después del noveno triunfo de la fase de clasificación no se habla del récord que igualará España este miércoles si vence en Bosnia-Herzegovina, completando una fase de clasificación para el Mundial inmaculada con pleno de victorias. La marcha de cinco jugadores hace mirar al pasado. Especialmente el regreso a casa antes de tiempo de un capitán como Xavi Hernández, ha desviado la atención de la buena trayectoria deportiva del combinado que prepara Del Bosque.
Fue en la etapa de Luis Aragonés cuando una ausencia de Carles Puyol y Xavi, en un incómodo amistoso en Islandia, en agosto de 2006, provocó una lluvia de críticas. Desde entonces, se les miró durante unos meses con lupa. Se llegó a acusar al central de taparse los colores de la bandera en las medias.
Sus internacionalidades son argumentos de peso. 81 de Xavi. 79 de Puyol. "Sus números y el rendimiento que dan siempre con España hablan por sí solos de su sentimiento y lo involucrados que están", asegura en una distendida conversación con Fernando Hierro.
Al director deportivo lo que de verdad le duele es el regreso antes de tiempo por lesión de Carlos Marchena y Dani Güiza. Ni hablar tiene el de Cesc Fábregas, por el estado crítico de su abuelo paterno. No entiende que se dude de Puyol y Xavi.
"De antemano sabíamos que el jugador apercibido que viese tarjeta en el primer partido regresaría a España". Es el caso de Puyol. El pasado da razones. Siempre un jugador de la selección regresó a la dinámica de trabajo de su club cuando las tarjetas le impidieron jugar un encuentro.
Un caso complejo
Más compleja es la situación de Xavi y no es fácil la postura de la Federación Española. Aguantan cada concentración enfados de clubes imponiendo la lógica y el respeto que marca el caminar de Vicente Del Bosque. Para evitar enfados, el seleccionador salmantino pensó en repartir minutos y hasta diseñó dos equipos distintos para enfrentarse a Armenia y Bosnia.
Cierto es que la salida masiva de jugadores no es la mejor de las imágenes, pero cada uno mira por sus intereses. Rafa Benítez, técnico del Liverpool, anda mosca por el estado de Fernando Torres. El delantero madrileño tiene los abductores cargados. El sí se ha quedado para apurar las opciones de jugar el miércoles. Andrés Iniesta también lo ha hecho pese al susto de recibir un fortísimo golpe en el muslo que le impidió jugar la Copa Confederaciones y que en sus propias palabras pudo haber puesto fin a su carrera deportiva cuando arriesgó en la final de la Liga de Campeones.
"No puedo decir que Xavi fuese irrecuperable pero médicamente lo más conveniente era no forzarlo. La semana pasada tuvo un derrame en la rodilla, llegó al partido bien, pero ayer (por el sábado) al acabar tenía malas sensaciones y líquido en la zona. Necesita descanso y tratamiento médico", explicó el doctor Óscar Celada.
El primer plan era no forzar a Xavi. No estaba previsto que jugase todo el partido en el estadio La República, pero la inesperada lesión de Marchena cambió los planes de Del Bosque y el centrocampista acabó dolorido.
El seleccionador se queda con 19 jugadores, tres porteros y una convocatoria hecha. Nadie se quedará en la grada en Bosnia. Mientras Hierro y el informe médico intentan apaciguar una polémica inevitable.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Ver calendario completo

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine