02 de octubre de 2009
02.10.2009
Supercopa ACB

El Barcelona no se deja sorprender por el 'Granca'

Los de Xavi Pascual pasaron por encima del equipo local y disputarán mañana la final de la competición

03.10.2009 | 02:01
James Agustine entra a canasta durante un lance del encuentro

El Regal FC Barcelona cumplió con los pronósticos al batir al Gran Canaria 2014 por 51-74 en la primera semifinal de la VI Supercopa ACB, tras un buen y completo partido de los jugadores de Xavi Pascual, quienes rompieron con contundencia una racha de cuatro derrotas seguidas en la Isla.

Las buenas sensaciones de la pretemporada del 'Granca' no se prorrogaron en el primer encuentro oficial de la campaña, en el que trató sin éxito imponer su teórica mayor cohesión colectiva a la pléyade de estrellas del vigente campeón de Liga.

El Barcelona, que no se amilanó por el bullicioso ambiente, deleitó con un baloncesto de calidad en el que tuvo protagonismo tres de sus últimas incorporaciones: Morris, Mickeal y N'Dong.

Comienzo con más errores que aciertos

El primer cuarto fue de poder a poder, con predominio de los errores sobre los aciertos. El 'Granca' estuvo más batallador bajo el liderazgo de Will McDonald -retornaba a su primera casa en españa- en la fase inicial, pero, tras un 7-4, Pete Mickeal inició su particular exhibición con un triple lejano.

El Barcelona pasó a controlar el tiempo del partido reforzado con las rotaciones, y un lanzamiento de Mickeal dio el primer aviso de las intenciones de los foráneos (10-15). Con todo, los anfitriones pudieron maquillar con un triple lejano de Melvin Sanders.

En el segundo cuarto el Gran Canaria consiguió igualar a 15 puntos con un McDonald enchufado, pero su adversario puso una velocidad más al partido y los amarillos se encontraron sin ideas ni en ataque ni en defensa. Así, tras un ajustado 19-20, el Barcelona firmó un parcial 0-11 (19-31) bajo la estela de un bullicioso Roger Grimau.

Hasta el descanso, el equipo amarillo se dedicó más a protestar las decisiones de los árbitros que en encontrar soluciones a sus malos porcentajes en el lanzamiento, en buena medida provocados por la asfixiante defensa barcelonesa.

La desventaja local creció peligrosamente hasta los catorce puntos (23-37), y sólo desde los tiros libres Augustine y Norris disimularon los guarismos. El ala-pívot Erazem Lorbek cerró el periodo con una poderosa canasta.

Sin oposición

En la continuación, el 'Granca' se conjuró para revertir la dinámica del choque, pero el Barcelona impidió todo intento de acercamiento. El esfuerzo solitario de James Augustine no encontró acompañamiento y el campeón de Liga se escapó en el electrónico sin oposición (33-50 tras canasta de Vázquez).

La respuesta local llegó con acciones del pívot senegalés Sitapha Savané (40-52), pero entre Ricky Rubio -todo un especialista en la recuperación de balones- y Lorbek cerraron con un significativo 41-58.

El último cuarto fue un gran suplicio para el Gran Canaria desdibujado que careció de referentes en la ofensiva y de sobriedad en la contención. Esa ostensible endeblez fue aprovechada por el Barcelona para sacar los colores al contrario.

Cinco minutos de sequía anotadora local terminaron por clarificar el triunfo del conjunto catalán, que apenas pisó el acelerador en sus acciones de ataque para conseguir un triunfo más cómodo de lo esperado. Con 44-68 el Barcelona se tomó un ligero respiro y su rival pudo recortar ligeramente la paliza.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Ver calendario completo

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine