29 de abril de 2009
29.04.2009
balonmano - Liga Asobal

El Pilotes maquilla una mala tarde

El CAI Aragón domina a un rival que pierde opciones de clasificarse para Europa

29.04.2009 | 04:15
El bosnio Prce, del Pilotes, pugna con un rival en un partido en As Travesas.

CAI Aragón 30
Pablo Hernández; Sorli (1), Vatne (1), Sorrentino (2), Víctor Alvarez (8,3p), Sifre (6,4p), Stankovic (4), Ortega (1), Prendes, Borges (2,1p), Lamadrid (3), Muiña (2) y Doder.

Pilotes Posada 28

Díaz; Alonso (3), Martinovic, Montávez (3), Infestas (6), Fernández Sedano (3,1p), Prce (8), Crevatin, Macías, Sudzum, Tavares (5), Bosze y Polakovi.

Marcador cada cinco minutos: 3-2, 7-4, 10-7, 15-10, 17-12 y 19-13 al descanso; 21-16, 24-18, 26-19, 29-21, 29-23 y 30-28. Árbitros: García Mosquera y Rodríguez Rodríguez. Excluyeron en una ocasión por el equipo local a Sorli, Borges, Vatne y Ortega, y por los visitantes a Crevatin, Alonso, Infestas y Fernández Sedano, y en dos ocasiones a Macías. Incidencias: Partido correspondiente a la vigesimaséptima jornada de la Liga Asobal disputado en el Pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza ante unos 700 espectadores.

El CAI Aragón aprovechó su enfrentamiento con un flojo Octavio Pilotes Posada, que supo maquillar su derrota en los últimos minutos, para curar sus heridas tras su rotundo fracaso ante el Gummersbach y animar a su afición para, el próximo viernes, intentar la machada ante su rival alemán.
En este encuentro, además, los zaragozanos resolvieron la duda de cuál de los dos presionará al Naturhouse La Rioja por la séptima plaza de la Liga Asobal, con la confianza de que Ciudad Real o Pevafersa Valladolid logren el título europeo y den una plaza más para la próxima temporada al balonmano español.
Los zaragozanos salieron dispuestos a resolver por la vía rápida y sólo permitieron que los vigueses abrieran el marcador y, tras un intercambio de empates, empezaron a escaparse sin que su rival fuese capaz de frenarlos.
El conjunto de Veroljub Kosovac se mostró muy serio en defensa, tanto con el 5-1 como con el 6-0, lo que les sirvió para romper el partido y alcanzar su máxima ventaja (17-10) a los 23 minutos.
La superioridad de los naranjas era clara y ni siquiera en sus dos inferioridades permitieron a los vigueses recortar distancias. De hecho, sumaron un parcial total de 5-0.
El parcial de 0-2 con el que se reanudó el partido tras el descanso fue un mero espejismo para los hombres de Quique Domínguez, que no inquietaron en ningún momento a un rival que aprovechó para restañar las heridas sufridas en Alemania
Los zaragozanos intentaron aumentar su ventaja para animar a su afición a soñar en la complicada labor de remontar 14 goles ante el Gummersbach para llegar a la final de la Copa EHF, aunque al final y con un parcial de 1-7 dejaron que los vigueses se fuesen con una honrosa derrota.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Ver calendario completo

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine