29 de diciembre de 2008
29.12.2008
Balonmano

La derrota en la final de la Copa Asobal abre una crisis en el Barça

29.12.2008 | 13:05

La derrota del FC Barcelona Borges ante el Ademar León (25-31) en la final de la Copa Asobal, disputada ayer en el Palau Blaugrana, puede traer consecuencias inmediatas en el seno de la plantilla barcelonista.

Al término del encuentro Jaume Ferrer, directivo responsable de la sección de balonmano, Xavier O' Callaghan, gerente de la sección, y Enric Masip, director técnico, mantuvieron una reunión de urgencia para analizar la situación por la que atraviesa el Barça.

Jaume Ferrer se mantuvo muy comedido en sus declaraciones al indicar: "Lo que en estos momentos sentimos es decepción.

Esperábamos más del equipo, pero ahora no hay más remedio que tirar hacia adelante".

"Tenemos un mes de descanso debido a la disputa del Mundial de Croacia. Ahora tenemos que preparar la Liga, la Copa del Rey y la Copa de Europa e intentar luchar por ellas y rectificar errores como los de esta final", añadió.

Aunque no trascendió lo tratado en la reunión, Enric Masip fue muy claro al respecto del futuro de la sección: "El que no quiera luchar y no esté dispuesto a dejarse la piel por el Barcelona ya puede coger la maleta y marcharse a otro sitio. La derrota ha sido muy dolorosa, aún más por el hecho de haber sido en nuestra casa y ante nuestra afición".

"La sensación de ridículo con la que se ha ido el público es la misma que he tenido yo. Los que somos ganadores y sentimos tanto este club y esta camiseta nunca olvidaremos esta derrota. Ahora viene el parón por el Mundial y no me gustaría que se olvidara lo que ha pasado", deseó.

Las reflexiones en voz alta del ejecutivo del FC Barcelona animaron a que en la sección se recuerde la derrota de ayer "para que no vuelva a suceder".

"La actitud tiene que ser otra. Espero que cada uno sea responsable de valorar lo mal que se ha hecho y que también piense en sus prioridades: que primero piense en el club y en su compromiso y sus sentimientos hacia él", dijo.

El entrenador del equipo, Manolo Cadenas, también se mostró muy decepcionado y reconoció al final del choque que cuando un equipo "no funciona", al precisar que en la final el Barça "no funcionó", el primer responsable "es el entrenador".

"Me gustaría tener un equipo más competitivo porque, además de actitud, también hay que jugar mejor al balonmano", apuntó el preparador barcelonista.

Otro punto desconcertante en esta Copa Asobal fue la ausencia de Iker Romero en los dos encuentros disputados por el Barcelona.

Oficialmente era debida a molestias en la rodilla derecha. Al término de la final el jugador vitoriano abandonó el Palau visiblemente enfadado y sin hacer declaraciones.

Posteriormente, el médico del equipo, José Antonio Gutiérrez, declaró a EFE lo siguiente: "A mi entender, Iker podía jugar y si no lo ha hecho habrá sido por decisión técnica. Es cierto que arrastraba alguna molestia en la rodilla, pero precisamente por esto descansó en el último partido de liga ante el Teucro".

Con la Copa Asobal perdida y con los dos títulos prioritarios (Liga Asobal y Liga de Campeones) como máximos objetivos de la sección, aunque ambos muy cuesta arriba, no se descartan medidas drásticas en los próximos días para intentar recomponer una situación extremadamente delicada en el seno del balonmano barcelonista.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Ver calendario completo

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine