27 de julio de 2008
27.07.2008
40 Años
ciclismo

Carlos Sastre abraza la gloria

27.07.2008 | 02:00
Carlos Sastre festeja su actuación en la crontrarreloj, que le permite retener el maillot amarillo. / Regis Duvignau

El ciclista del CSC realiza una crono excepcional para retener el maillot amarillo con el que llega a los Campos Elíseos

C. de Torres / Saint Amand Montrond
Carlos Sastre se proclamó virtual vencedor del Tour de Francia en Saint Amand Montrond, la "Ciudad del Oro" y será el séptimo ciclista español que sube de amarillo al podio de los Campos Elíseos de París, tras aguantar su renta ante el australiano Cadel Evans en la contrarreloj decisiva, en la que se impuso el alemán Stefan Schumacher (Gerolsteiner).
Sastre, de 33 años, será el sucesor de Óscar Pereiro y Alberto Contador y llevará a España el tercer título consecutivo en la carrera más importante del mundo por etapas.
Con una actuación sobria y en otro despliegue de coraje y confianza, el ciclista madrileño afincado en El Barraco supo guardar el minuto y medio que tenía de margen y llegó brazo en alto a la meta, directo al libro de la historia.
Lo consiguió. "Muchas gracias a todos". Fue lo único que pudo decir cuando llegó exhausto después de cubrir los 53 kilómetros que separaban Cerilly de Saint Amand Montrond, en una batalla en la que Sastre, igual que Alberto Contador hace un año, batió al gris Cadel Evans, impotente al ver que pasaban los kilómetros y el español no cedía. El australiano, especialista contra el crono, volvió a firmar ayer otro capítulo decepcionante para su historial.
Dio todo lo que llevaba dentro, como anunció en la víspera con toda la tranquilidad del mundo, como si no se jugara nada. Sus prestaciones, a pesar de tratarse de un escalador, fueron inmejorables. Supo regular, mantuvo el ritmo y aún igualó los tiempos de su compañero Fabian Cancellara en el último tercio del recorrido.
Sastre, que apuntará el undécimo título español en el libro de oro de la "Grande Boucle", se clasificó duodécimo a 2.34 mintuos del alemán Stefan Schumacher, que ganó en la cronometrada de Cholet y repitió en Saint Amand, y a tan solo 29 segundos de Evans, que naufragó y hubo de conformarse otro año con la segunda plaza, al igual que le pasara el año anterior en su duelo contra Alberto Contador. Los españoles se han convertido en su bestia negra.
A continuación de Schumacher se clasificó el suizo Fabian Cancellara (CSC), el doble campeón del mundo contrarreloj que le marcó la pauta a Sastre. Tercero fue el luxemburgués Kin Kirchen (Columbia) y el ruso Denis Menchov (Rabobank) sexto a 1.55. Evans se fue a la séptima plaza a 2.05.
La foto final encargada para los Campos Elíseos quedó definida con Carlos Sastre en lo más alto. El segundo escalón será para Cadel Evans (a 1.05) y el tercero para el austríaco Berhnard Kohl, que salvó el tipo, a 1.20. Dentro de los diez primeros se mantuvieron Samuel Sánchez, séptimo a 6.31 y Alejandro Valverde, que finalmente no pudo pasar de una decepcionante novena posición a 7.26.
No fue una contrarreloj de infarto. Desde el principio Sastre transmitió buenas sensaciones: buena frecuencia de pedalada, seguridad, confianza. Todo vestido de amarillo salió dispuesto a abrazar la gloria. "Voló" realmente, como pedía su director, el danés Bjarne Riis.
En el kilómetro 18 las noticias no podían ser mejores. Evans solo le redujo 8 segundos y Menchov 16. Pecata minuta. En el 36 se mantenían las constantes. El español mantenía a Evans a 1.11 en la general, a Kohl a 1.13 y a Menchov a 1.54.
Quedaba el tramo final. Lejos de ceder, Sastre rodó al mismo nivel de Cancellara, lo que significa que aún se superó en los últimos 15 kilómetros. El vecino de El Barraco, mientras sus paisanos saltaban de alegría en la plaza del pueblo, empleó las alas que dan el maillot amarillo.
El "Hombre tranquilo", tuvo palabras emotivas al recordar a su fallecido cuñado, el "Chava" Jiménez, el hombre que le hizo ver "la realidad de la vida con el ciclismo" y con quien entró en la meta, de manera simbólica, como le hubiera gustado al ex corredor del Banesto. "Es la persona que más me ha hecho llorar en la vida. Su derrota ha sido mi victoria", dijo el campeón.
El resto de los podios también quedaron definidos. Kohl se irá a Austria con la camiseta de puntos rojos como rey de la montaña, Andy Schleck el maillot blanco al mejor joven y otro ilustre, Óscar Freire, será el primer español en llegar de verde de la regularidad a París.
Después de la Eurocopa de fútbol y de las hazañas de Rafa Nadal en Roland Garros y Wimbledon, ahora llega la locura del deporte español con el Tour de Carlos Sastre. En víspera de los Juegos Olímpicos. Que siga la fiesta, como en El Barraco y en toda España. Hay que brindar por el ciclismo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes