18 de junio de 2008
18.06.2008
euro 2008

El peor enemigo posible

18.06.2008 | 02:00
Daniele de Rossi, autor del segundo gol de Italia, se abalanza sobre sus compañeros de equipo tras el primer gol de Italia, obra de Pirlo, de penalti. / Reuters

Italia doblega a Francia en otro ejercicio de competitividad y pragmatismo y se medirá en cuartos de final a España

Francisco Ávila / Zúrich (Suiza)

0 - Francia
Coupet; Clerc, Gallas, Abidal, Evra; Makelele, Toulalan, Govou (Anelka, m.66), Ribéry (Nasri, m,10 (Boumsong, m.26); Benzema y Henry.
2 - Italia
Buffon; Zambrotta, Panucci, Chiellini, Grosso, Pirlo (Ambrossini, m.55), De Rossi, Gattuso (Aquilani, m.82), S. Perrotta (Camoranesi, m.64), Toni y Cassano.
GOLES: 0-1, m.25. Pirlo, de penalti. 0-2, m.62: de Rossi.
Árbitro: Lubos Michel (SKV). Mostró cartulina amarilla a Evra (m.18), Pirlo (m.44), Chiellini (m.45+3), Govou (m.47), Gattuso (m.54), Gallas (m.72) y a Henry (m.85). Expulsó con roja directa a Abidal (m.24).
Incidencias: Asistieron al encuentro 30.585 espectadores que llenaron las gradas del estadio Letzigrund de Zúrich, en el último encuentro de la primera fase del grupo C.

Da igual la forma, en el fondo Italia siempre se sale con la suya. El campeón mundial no desaprovechó su ocasión, batió a Francia (0-2), que jugó con 10 desde el minuto 24 y sin Ribéry, lesionado desde el 8, y se benefició de la victoria de Holanda ante Rumanía para medirse a España en cuartos de final.
Los italianos lo tuvieron todo de cara. Con su fútbol de siempre, ese que llevó al campeonato Mundial hace dos años, sacaron la máxima rentabilidad y siguen vivos en la competición, cuando pocos le daban crédito después del 3-0 encajado ante Holanda en su estreno en Suiza.
Un gol de penalti de Pirlo, en el primer tiempo; otro de rebote logrado por Danniele De Rossi, en el segundo, sirvieron para certificar la victoria y el pase a cuartos. Una de las buenas noticias para España es que dos de los jugadores titulares de Donadoni (Pirlo y Gattuso) se perderán los cuartos de final por acumulación de tarjetas amarillas.
Ni el peor de los enemigos de los franceses hubiera diseñado un plan tan cruel para los de Raymond Domenech. En el minuto 8 su jugador enseña, Franck Ribéry estaba fuera de combate. En el 25, los bleus jugaban con uno menos y ya perdían.
La mística de estos clásicos se reflejó desde el principio. Muchas cuentas pendientes, algunas históricas como la final del último Mundial, otras fruto de la vecindad y de la rivalidad entre dos de los equipos punteros del fútbol de siempre.
Sabían franceses e italianos que se jugaban algo más, seguramente la continuidad de sus entrenadores. El futuro de Raymond Domenech y de Roberto Donadoni estaba también sobre el tapete. Nadie pensó en lo que ocurría en Berna, donde Holanda y Rumanía también dirimían la suerte de bleus y azzurri.
El cielo de Zúrich, sobre el que minutos antes lucía el arco iris, se cerró para los franceses al poco del inicio. Ribéry, en una acción con Zambrotta, cayó en mala posición. El jugador del Bayern de Múnich se retorcía de dolor, las asistencias llegaron y ordenaron el cambio. En sólo ocho minutos, el mejor jugador de los franceses en el campeonato estaba fuera de combate.
Entrara quien entrara daba igual. Los bleus se descompusieron, pasaron por muchos minutos de dudas y las ocasiones, una tras otra, empezaron a llegar sobre la meta de Coupet.
La nueva pareja de centrales de los franceses, ayer Gallas y Abidal, no sabían cómo frenar a Luca Toni; sufrían los franceses en la conducción, en la presión y sólo Karim Benzema sabía lo que se tenía entre manos. Luca Toni controló un balón largo con destreza, Abidal llegó por detrás y lo derribó, acabó también con las opciones de su equipo. El central fue expulsado, Pirlo marcó el 0-1 e Italia respiró. Y más aún cuando Italia, en cuatro minutos, dispuso de cuatro grandes ocasiones para decidir. Una de De Rossi y tres de Toni, pero el 0-2 no llegó, ni tampoco en un tiro de Grosso que dio en el palo de la meta de Coupet y Benzema se animó. El máximo goleador de la Liga francesa demostró porque es un bien deseado y sembró el pánico entre los centrocampistas franceses.
El delantero del Lyon lo intentó en los primeros minutos del segundo tiempo, también Henry. Parecía que quien jugaba con diez era Italia, no Francia, pero con el paso de los minutos, a los 'bleus' les pesó jugar con uno menos.
Huntelaar marcó en Berna y el graderío italiano enloqueció, casi tanto como cuando De Rossi marcó el 0-2, en un lanzamiento de falta que desvió Henry. A media hora para el final, todo estaba decidido, hasta Robin van Persie se unió a la fiesta italiana con un segundo gol ante Rumanía. Italia ha vuelto encontrar el camino. Todo un desafío para España.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Ver calendario completo

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine