14 de junio de 2008
14.06.2008
baloncesto

Con el corazón celeste a Pekín España, con la viguesa Abalde y las célticas Torrens y Nicholls, logra el pasaporte para los Juegos

14.06.2008 | 02:00
Laura Nicholls, Alba Torrens y Tamara Abalde celebran la victoria. / Sergio Pérez

Con el corazón celeste a Pekín España, con la viguesa Abalde y las célticas Torrens y Nicholls, logra el pasaporte para los Juegos

68 - Cuba
Plutin (14), Gelis (5), Amargo (-), Boulet (16), Ávila (8) -cinco inicial-, Romero (2), Casanova (2), Soria (15), Noblet (2), Fernández (-) y Oquendo (4).

82 - España
Aguilar (28), Palau (11), Valdemoro (18), Pascua (5), Montañaña (10) -cinco inicial-, Lima (-), Sánchez (6), Torrens (2), Abalde (-), Domínguez (-), Nicholls (-) y Revuelto (2).

Parciales: 17-16, 18-23, 15-20, 18-23.

Árbitros: Dozai (CRO), Grinter (USA) y Zamojski (POL). Sin eliminados.

Incidencias: Encuentro correspondiente a las eliminatorias de cuartos de final del Torneo Preolímpico femenino para los Juegos de Pekín 2008 disputado en el Telefónica Arena ante unos 3.000 espectadores.

El baloncesto español suena con fuerza en el panorama internacional, y no sólo por las estrellas nacionales de la NBA y los éxitos de la selección masculina, sino porque el equipo femenino, actual subcampeón de Europa y medallista en los cuatro últimos campeonatos continentales, se ha unido a la expedición de la canasta roja hacia Pekín. Un equipo además de corazón celeste. En el avión a los Juegos irán las célticas Laura Nicholls y Alba Torrens, y la viguesa Tamara Abalde.
España derrotó a Cuba en los cuartos de final del Torneo Preolímpico de Madrid y certificó el pase automático para los Juegos. El baloncesto español es el único del mundo que tuvo a sus dos selecciones en Atenas 2004 y vuelve a tenerlas en Pekín 2008. Todo un éxito.
El equipo de Evaristo Pérez cargaba con la presión de ser el anfitrión del Preolímpico. Aunque sólo fuera por eso y por el reciente historial internacional que acumula (cuatro medallas continentales consecutivas), España sentía la presion de jugar en casa y jugarse el pasaporte automático para Pekín 2008 contra un rival tan peligroso como el combinado cubano.
Costó distanciar a Cuba. España cocinó la clasificación olímpica en el tercer cuarto. Cuba lanzó una presión en todo el campo porque sentía el peligro. Aparte del marcador, la amenaza que percibían las antillanas residía en la imagen de concentración y la búsqueda del pase para los Juegos con los cinco sentidos que abordó la selección femenina.
El acoso caribeño, no obstante, apenas inquietó a las españolas. El margen de diferencia en la apertura del cuarto periodo ascendía a nueve puntos (50-59). Y creció a once en una acción de Ana Montañana (50-61). España daba paso hacia Pekín sin titubeos. La presión del principio estaba olvidada y la ilusión del futuro aportó el aplomo decisivo a las jugadoras de la roja.
Con el grito de `Que viva España´' de fondo por parte de sus compañeras, Tamara Abalde gritó "Misión cumplida" y resaltaba: "Jugamos mucho más concentradas que el otro día con Brasil ante un muy buen equipo como el cubano".
El plantel español tendrá vacaciones hasta el 10 de julio, cuando volverán a encontrarse en Madrid para comenzar la preparación de la cita olímpica que ya las tiene como una de las doce selecciones protagonistas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Ver calendario completo

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine