21 de abril de 2008
21.04.2008

El desencanto se adueña de Balaídos

21.04.2008 | 19:48
Imagen del desolador aspecto que presentaba la otrora bulliciosa grada de Marcador durante el partido del pasado sábado ante el Hércules

Ni los más veteranos hinchas recuerdan una entrada tan pobre como la registrada el pasado sábado en el partido ante el Hércules.

El desencanto del celtismo alcanzó su máxima expresión el pasado sábado durante el partido frente al Hércules. Ni los más viejos del lugar recuerdan una entrada tan pobre (4.894 espectadores según los datos facilitados por el club) y un ambiente de tanta indiferencia hacia el equipo. Sólo un reducido reducto de devotos decidió acudir el campo en una jornada tan desoladora que la victoria obtenida frente al conjunto alicantino ha sido poco más que un triste consuelo.

"Creo que no me equivoco si digo que fue la peor entrada de todos los tiempos o por lo menos es la peor que yo recuerdo", afirma el veterano periodista Fernando Gallego, con más de 48 años de ejercicio de la profesión a sus espaldas. "Desde luego es la peor desde el año 1959 y tampoco recuerdo ninguna antes", precisa Gallego, quien en el último medio siglo se ha perdido apenas cuatro partidos del Celta en casa, tres de ellos en esta misma temporada.

Tampoco en los años sesenta, cuando el equipo militó durante una década en la categoría de plata, presentaban las gradas del coliseo vigués un aspecto tan descarnado. "Hay que tener en cuenta que entonces se televisaban muy pocos partidos y la oferta deportiva de la ciudad era mucho menor. El Celta era casi lo único que había", explica Gallego.

Ni siquiera en la campaña 1979-80, cuando se produjo el trágico descenso a Segunda División B se produjo semejante deserción de aficionados. "Hay que tener en cuenta -precisa el veterano informador- que el equipo tuvo opciones de salvarse hasta la penúltima jornada de Liga y, por tanto, la tensión se mantuvo casi hasta el final del campeonato. Todo se vino abajo aquella jornada, frente al Elche" .

Tampoco en su vergonzante y fugaz tránsito por la Segunda División B obtuvo el Celta tan exiguo respaldo. "Hay que recordar que, con [Miroslav] Pavic el equipo funcionó de maravilla y en dos años el Celta regresó a Primera División", subraya Fernando Gallego.

Los peñistas no tampoco recuerdan tal desafección en tiempos recientes o pretéritos. "Lo comentamos los presidentes de varias de las peñas que habitualmente estamos en la grada de Marcador", dice la presidenta de la Federación de Peñas del Celta, Begoña Vázquez Rivadulla. Y añade: "Aunque otras gradas estén semivacías en Marcador siempre hay gente. Pero el sábado, casi todo eran butacas. No recuerdo nada igual desde que tengo uso de razón".

Begoña Vázquez achaca la huida de gran parte de la hinchada a la falta de fe en el equipo. "Yo hablo con muchos aficionados y todo el mundo da ya esta temporada por perdida. Nadie piensa ya en la posibilidad de ascender; lo único que queremos es que esta pesadilla termine cuanto antes y podamos empezar de cero la próxima temporada", subraya.

La presidenta de las peñas confiesa además que, al margen de la llamada a rebato que se hizo para que arropar al equipo en desplazamientos como Gijón, la escasa afluencia de espectadores al campo les ha impedido poner en marcha iniciativas de animación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Ver calendario completo

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine