El presidente del Celta, Carlos Mouriño, dijo ayer que el partido frente al Real Madrid es "importante pero no decisivo", si bien reconoció que éste sería un "buen momento" para conseguir la victoria que tanto necesita el equipo a fin de recuperar cierta tranquilidad. "Todavía quedan puntos y aún podemos estar peleando pero sí es cierto que sacar un buen resultado nos daría una gran tranquilidad. Para mí es un partido importante pero no decisivo", indicó.

En este sentido el máximo dirigente celeste dijo vivir con "cierta preocupación" este enfrentamiento ante los blancos "pero también con la seguridad de que el equipo está bien y puede sacar el resultado".

A este respecto Mouriño dijo haber constatado un "cambio de mentalidad" en el equipo y ahora espera que dé resultados. "Dejamos atrás una etapa de cierta pasividad. Ahora podremos ganar o perder pero se está luchando y poniendo todo el interés habido y por haber. Ha habido un cambio de mentalidad en la plantilla. Ellos mismos se han dado cuenta de que éste no era el camino a seguir y el esfuerzo tiene dar resultados". Por último Mouriño se refirió a la campaña de los amuletos: "Se trata de implicar al aficionado, pero la responsabilidad de meter los goles es de los jugadores y ellos son conscientes de eso".