"Siempre se me ha dado bien. Allí gané en 2005 y fui segundo el año pasado, así que mis recuerdos de este trazado son buenos. Espero que este año se agregue a la lista de buenos momentos", dijo el campeón mundial los dos últimos años en declaraciones facilitadas por su equipo.

"El de Sepang en un circuito bastante técnico. El coche necesita ser muy fuerte en todas las áreas del trazado. Todas las curvas claves tienden a ser de alta velocidad, así que se necesita un coche perfectamente equilibrado y con una buena aerodinámica", agregó Alonso.

El Gran Premio de Malasia es, a juicio de Alonso, una carrera "dura físicamente, para todo el equipo y para los coches". "Pero estamos preparados", agregó.

Al recordar el Gran Premio de Australia, primera prueba del campeonato, en la que Alonso fue segundo por detrás del finlandés Kimi Raikkonen (Ferrari), dijo: "Tuvimos un comienzo de temporada sólido en Australia. Sabíamos que no éramos tan rápidos como los Ferrari, y por eso el resultado que obtuvimos fue bueno".

"En los primeros compases de la temporada es importante puntuar y acabar en el podio. Tras las grandes diferencias que se vieron en Australia todos estamos desando volver a correr", agregó el español.

"Desde el Gran Premio de Australia todos los miembros del equipo hemos trabajado duro para intentar reducir las diferencias (respecto a los Ferrari)", dijo.