Los internacionales celestes concentrados con sus respectivas selecciones nacionales se reincorporarán con cuenta gotas a los entrenamientos en A Madroa a lo largo de la semana. Los primeros en regresar fueron los uruguayos Pablo García y Fabián Canobbio, que volvieron ayer a la ciudad tras disputar el pasado sábado un encuentro amistoso frente a la selección de Corea del Sur. Ambos causan baja por sanción para el partido contra el Real Madrid -el medio centro tampoco habría podido jugar por contrato a menos que el Celta pagase al conjunto blanco 200.000 euros-, pero vendrán bien para mejorar el trabajo de los entrenamientos.

Algo más tarde se espera a Ángel López y Gabriel Tamas. El canario viajó ayer a Palma de Mallorca con la expedición de la Roja, a la espera de si Luis Aragonés vuelve a confiarle la titularidad en el lateral derecho en el partido del miércoles frente a Islandia. Ángel regresará a Vigo a primera hora del jueves.

Para este día se aguarda también a Gabriel Tamas. El futbolista rumano arrastra desde hace meses una pubalgia que le obligó a retirarse en el descanso del último partido de Liga, en el Ramón Sánchez Pizjuán. El zaguero del Celta disputó sin embargo completo el partido que enfrentó el pasado sábado a las selecciones de Rumanía y Holanda y podría volver a jugar mañana en el partido que su selección disputará frente a la de Luxemburgo. Los servicios médicos del Celta creen "un buen síntoma" el hecho de que Tamas pudiese disputar noventa minutos porque significa que las molestias debenb haber remitido. No obstante, advierten que no sería conveniente para los intereses del Celta que volviese a jugar mañana, pues la pubalgia sigue latente y el partido de su selección está muy próximo en el tiempo al compromiso ante el Madrid.