El piloto Isidre Esteve (KTM) podría quedarse parapléjico a consecuencia de la grave lesión de médula, una fractura de las vértebras T7 y T8, que sufrió el pasado sábado en una caída con su moto durante la disputa de la Baja Almanzora, en Almería, y existe "riesgo vital" en caso de que sea operado de inmediato por posibles complicaciones respiratorios, ya que tiene sangre en los dos pulmones, según explicaron los médicos que le están tratando en el hospital Vall d'Hebron de Barcelona.

Esteve, de 34 años, ha perdido la movilidad y sensibilidad en las piernas, aunque todavía es pronto para saber si se trata de una lesión irreversible, y está pendiente de conocer en las próximas horas el resultado de una resonancia magnética para comprobar las expectativas de mejora de su lesión medular, en función de las cuales deberá tomar la decisión de asumir el riesgo de la intervención quirúrgica en las próximas horas.

El corredor, que se encuentra consciente y respira espontáneamente ayudado de oxígeno, deberá tomar la decisión. En palabras del jefe de la unidad de cirugía de la columna del hospital Vall d'Hebron, Carlos Villanueva, padece un traumatismo pulmonar grave que implica "un riesgo de complicación pulmonar en los próximos cinco días y que se puede agravar con una cirugía". "Por tanto, la cirugía ahora sólo se justificaría si tuviéramos evidencia de que puede mejorar la lesión medular", explicó.

"Si yo fuera el paciente, estaría dispuesto a correr un riesgo mayor en el post-operatorio si eso me asegurase una mejoría de mi lesión medular, pero si no hay evidencia de que puede mejorar la lesión medular, no tiene sentido correr un riesgo extra. Sería asumir un riesgo de manera gratuita", afirmó el doctor Villanueva, que reconoció que existiría "riesgo vital" en la operación debido a los problemas pulmonares del piloto. "Nos encontramos ante una disyuntiva, entre la urgencia medular y el riesgo quirúrgico", expuso Villanueva.