El Celta B acude hoy a su cita con el Ourense (18.30 horas, Balaídos, A Galega) con la obligación de ganar, según Rafa Sáez, su entrenador. El conjunto vigués vive angustiado por su mala clasificación y eso provoca que los puntos en juego se conviertan en vitales para el futuro. Un triunfo confirmaría su recuperación y además le daría un estímulo especial para las próximas citas, todas ellas vitales.

El filial céltico se mantiene en la particular lucha por evitar los puestos de descenso, pero también sufre las consecuencias negativas de los numerosos problemas que padece. Sanciones, lesiones y convocatorias del primer equipo han trastocado muchas veces los planes del técnico y eso lo ha acusado el equipo. Para hoy, el Celta B recupera casi todo su potencial, ya que sólo tiene las bajas de Mateo, por sanción, y Roberto Lago, que padece una lesión muscular.

Maric, Jonathan Vila, Dani Abalo, Túñez y Yoel regresan al equipo vigués, algo que también constituye un alivio. Pero el mayor sería ganar. Rafa Sáez reconoce que "ganar es muy necesario en estos momentos. Esa es nuestra apuesta. Podría decir que me gustaría ganar aunque fuera jugando mal".

El entrenador se mostró muy confiado en su plantilla al decir que "el pasado domingo perdimos, pero dimos una lección de sufrimiento y de buen comportamiento. Eso es a lo que debemos agarrarnos. La obligación es mantener la intensidad y el esfuerzo del colectivo".

Uno de los aspectos que más le motiva al conjunto vigués es que jugará por primera vez en Balaídos en la actual temporada. Rafa Sáez señala que "es un aliciente para todos los jugadores. Es un escaparate para ellos, porque además el partido será televisado".

La importancia de los puntos oscurece cualquier otra consideración. Cada jornada se convierte en una final y así lo entiende también la plantilla. Goran Maric, que regresa al equipo después de su sanción, reconoce que "a nosotros nos hacen más falta los puntos que a ellos, pero no los regalarán. Eso seguro. Tenemos que trabajar muy bien para lograr una victoria que es muy importante para nosotros".

Rafa Sáez también se refirió al adversario al decir que "ya tiene los deberes realizados. De todas formas, es un rival cualificado, tal como dice la clasificación, y en un buen momento de forma a pesar de su última derrota. Le tenemos un gran respeto, pero lucharemos por la victoria que tanta falta nos hace".

El filial céltico realizó ayer una sesión de entrenamiento en la que dejó entrever que la formación titular sufrirá variaciones con respecto a jornadas anteriores. Rafa Sáez tiene previsto, según su ensayo, fortalecer el centro del campo. También constituye un problema menos el poder disponer de casi toda la plantilla