Luis Aragonés, seleccionador nacional español, probó por primera vez un equipo tipo para jugar el sábado, ante Dinamarca, en el estadio Santiago Bernabéu, pendiente de la evolución de Fernando Morientes, que se entrenó a menor ritmo por unas molestias musculares. Y en ese equipo estará el jugador del Celta Angel, a quien el técnico parece dispuesto a entregarle la responsabilidad en el medio del campo.

Luis Aragonés aprovechó la sesión vespertina en La Ciudad del Fútbol de Las Rozas para, bajo un intenso frío, incidir en movimientos tácticos y probar por líneas con los internacionales que tiene en mente para ser titulares el próximo sábado.

Durante una hora, el seleccionador dio pistas sobre su equipo titular para el primer compromiso, con novedades respecto a la primera idea que tenía preconcebida.

Sus principales dudas se centran en la zona defensiva. Las bajas por sanción de Sergio Ramos y Carlos Puyol, dejan dos puestos libres en el lateral derecho y el centro de la defensa.

Angulo o Ángel

Para el costado derecho hay dos candidatos. La primera opción que barajaba Aragonés era un jugador de largo recorrido, pensando en el valencianista Miguel Ángel Angulo, poco habituado a jugar en esta demarcación. Sin embargo, en las pruebas de ayer, el seleccionador apostó en todo momento por el céltico Angel.

Para el centro de la defensa Javi Navarro y Juanito luchan por ser la pareja de Marchena. En la tarde de hoy, fue el primero el que ensayó movimientos de defensa y de salida de balón en el equipo titular.

La otra duda que mantiene el seleccionador está en la delantera. Fernando Morientes es quien cuenta con más opciones de jugar junto a David Villa, por delante de Fernando Torres, al que probó con los titulares hoy ante la ausencia del primero.

Morientes prefirió reservarse y no forzar en el entrenamiento, al sentir unas ligeras molestias físicas en la cara posterior del muslo.

Se entrenó a menor ritmo y a la conclusión de la sesión de trabajo se puso en manos de los fisioterapeutas para recibir masaje e intentar solventar unas leves molestias musculares, que, según aseguró, espera que no le impidan jugar el sábado ante los daneses.