La delicada situación deportiva ha paralizado las negociaciones que el Celta mantenía abiertas para prorrogar su relación laboral con algunos de los pesos pesados del plantel. No obstante, el club ha dado ya algunos pasos concretos para retener a Fernando Baiano, su delantero estrella, cuyo contrato expira en junio del próximo año.

El Celta ha comunicado recientemente al futbolista su intención de renovarle por dos campañas más si el equipo se mantiene, como se espera, en Primera División. Baiano, por su parte, ha reiterado al club su voluntad de seguir en Vigo. La dirección deportiva celeste ha hecho saber igualmente al jugador su intención de reanudar las conversaciones en cuanto se despeje un poco el futuro del equipo. Si no es así y el Celta tiene que esperar al final de Liga para resolver la permanencia, se reanudarían a final de temporada.

Un caso similar al de Baiano es el del internacional chileno Pablo Contreras, quien también termina contrato en junio del próximo año. El club hizo saber al chileno antes de Navidades su intención de renovarle por cuatro temporadas, pero también en este caso las conversaciones han sido aplazadas a la espera de mejores tiempos.

No son Baiano y Contreras los únicos futbolistas en situación de provisionalidad. Jonathan Aspas, Gustavo López y Yago Alonso concluyen contrato en junio y el club debe decidir también sobre la situación de De Ridder (puede quedarselo dos campañas más o extinguir su relación con el holandés) y de los cedidos: Pablo García y Tamas y los fichajes invernales Miguel Areias y Habib Bamogo.

El Celta, de momento, no ha movido ficha. En el caso de Jonathan, las negociaciones estaban en punto muerto ya antes de que la mala situación deportiva aconsejase aparcar el asunto El jugador asegura contar con varias ofertas de Primera División.

La dirección deportiva, recomendará al consejo la renovación de Gustavo López, pues entiende que ha hecho méritos en el campo para ello. Por lo que respecta a Yago, el club ve con buenos ojos el rendimiento y la profesionalidad mostrada por el futbolista pero no ha evaluado por el momento el caso. Lo mismo sucede con De Ridder, a quien las lesiones podrían pasarle factura. En cuanto a Pablo García, es improbable que el Celta lo compre dada la magnitud de su ficha mientras Tamas interesa pero resulta caro. La continuidad de Bamogo y Areias, por último, dependerá de su rendimiento de aquí a final de temporada.