El equipo vigués que participa en los Juegos Mundiales de Policías y Bomberos, que se están disputando en Adelaida, aprovechó ayer la competición de lucha para engordar su palmarés con cuatro medallas, una de ellas de oro. Roberto Estévez ha sido el encargado de darle a la selección olívica su primer título.

Estévez, en su cuarto mundial, realizó una auténtica proeza al sumar dos medallas en menos de 24 horas. En lucha grecorromana (69 kilos, senior) se aupó a lo más alto del cajón por delante de los representantes checo y australiano. En lucha libre olímpica tuvo que conformarse con la plata, lo que no empaña en modo alguno su exhibición.

Otros compañeros brillaron también sobre el tapiz, ambos en lucha grecorromana. Fueron Juan Caride (69 kilos master) y Justo Alonso Villar (76 kilos master).

En cuanto al desarrollo de otros torneos, el equipo de fútbol lleva de momento una derrota ante Suráfrica (2-0) y una victoria sobre el estado australiano de Queensland (3-0). El equipo de tiro también está compitiendo, mientras que el ciclista Víctor Moreiras se prepara para la prueba contrarreloj.

José Costa también apunta a medalla en remo indoor. Plata en los dos anteriores Mundiales (Quebec y Barcelona), arrasó en su serie de 2.000 metros y partirá entre los grandes favoritos en la final. En squash, Adolfo Borrajo (1 triunfo, 2 derrotas) y Alfredo Cabaleiro (2-1) pasan a la siguiente ronda. Miguel Ucles ha ganado su primer partido y Perfecto Fernández se lesionó.