Eran muchos los escépticos acerca de la química resultante de una fórmula que reunía en las mismas filas a dos descomunales anotadores como Allen Iverson y Carmelo Anthony.

A George Karl no le tembló el pulso cuando vio la oportunidad de reclutar al díscolo jugador de Philadelphia y los resultados parecen darle la razón, sin ir más lejos, el del encuentro jugado la pasada madrugada en el que los Nuggets apalizaron a los Phoenix Suns con un baloncesto tan espectacular como efectivo que quedó plasmado en un boyante 131 a 107 final.

Entre los dos hombres franquicia de Colorado anotaron la friolera de 73 puntos, es decir, casi el 60% de los puntos que anotó su equipo y haciendo bueno el refrán ante los de Mike D´Antoni que no hay peor cuña que la de la propia madera.

Iverson hizo 44 puntos y 15 asistencias, quedándose a sólo dos puntos de su mejor marca de la temporada. Anthony también estuvo inspirado y anotó 29 puntos en los 32 minutos que jugó.

Otro equipo protagonista de la jornada fueron los Celtics de Boston, precisamente el segundo peor de lo que va de competición. Los de Massachussets dieron la campanada en su visita a los San Antonio Spurs consiguiendo una histórica victoria (85-91), rival al que no ganaban a domicilio desde hacía más de 17 años, concretamente desde el 14 de febrero de 1.990. El alero verde Paul Pierce tuvo mucho que ver en la victoria gracias a sus 30 puntos.

Los Memphis Grizzlies también se apuntó al capítulo de las sorpresas al ganar a los Bulls en el FedEx Forum tras un igualado encuentro que resolvió Hakim Warrick a falta de 4,3 segundos firmando el 104-103 definitivo, logrando así truncar la racha triunfal de los de Chicago que ya alcanzaba las cuatro victorias consecutivas.

Si decisiva fue la canasta del alero para los de Tony Barone, no menos lo fue la aportación de Pau Gasol y los 25 puntos de Mike Miller. El catalán sumó su vigésimo tercer "doble-doble" de la temporada pues a sus 21 puntos añadió 11 rebotes y 5 asistencias en otra de sus habituales buenas actuaciones.

La lástima es que este triunfo no sirve para salvar una campaña en la que los Grizzlies parecen más pendientes del próximo draft.