La natación sincronizada española es la baza más segura de medallas de la delegación nacional y ya, en las eliminatorias, ha conseguido situarse en una buena posición para las medallas. Las chicas de Anna Tarrés han quedado terceras en la eliminatoria del combo, por detrás de Rusia y Japón, y en el dúo técnico, igualmente por detrás de esos dos países.