El Ramón Sánchez Pizjuán ha sido últimamente un campo propicio para el Celta, que suele obtener jugosos botines en el feudo nervionense. Tanto es así que el equipo vigués ha ganado en cuatro de sus últimas cinco visitas al campo del Sevilla, una marca al alcance de pocos equipos.

El último precedente, sin embargo, no fue favorable a los intereses del grupo de Fernando Vázquez, que cayó el pasado curso frente a los de Juande Ramos por 1-0. Un gol de Saviola en el primer cuarto de hora de partido bastó a los hispalenses para hacerse con los tres puntos.

Pero entre las temporadas 99-00 y 2003-04 los celestes encadenaron una racha de cuatro victorias consecutivas, todas ellas por 0-1, que les convirtió, por derecho propio, la bestias negra del equipo sevillista. Benni McCarthy, Catanha, Gustavo López y Jesuli firmaron las victorias de los celestes.

La historia reciente ha sido favorable al Celta aunque un vistazo a la estadística general no resulta tan propicia para los intereses del cuadro de Balaídos. De hecho, las cuatro victorias conquistadas en los últimos años suponen la mitad de las obtenidas en las 39 visitas que el Celta ha rendido al coliseo nervionense en Primera División.

Así, junto a esos cuatro partidos antes indicados, los vigueses ganaron también en las temporadas 39-40 (1-4); 87-88(0-3); 88-89 (1-3) y 94-95(2-3). Además de las ocho victorias obtenidas, el Celta logró puntuar en el Ramón Sánchez Pizjuán en otras tres ocasiones en las campañas 1995-96 (0-0) 1945-46 (3-3) y 1941-42 (2-2).