La plaga de lesiones que sacude al Celta en estas últimas semanas se cobró ayer una nueva víctima: el madrileño Antonio Núñez. Al centrocampista madrileño se le detectó por la mañana una rotura de fibras en el aductor de su pierna izquierda que le mantendrá fuera de circulación entre dos y tres semanas.

Con la del madrileño, son ocho las bajas que conjunto de Fernando Vázquez presentará el domingo en el Ramón Sánchez Pizjuán frente al Sevilla, aspirante al campeonato. Además de perder a Núñez, el técnico celeste no podrá contar con Borja Oubiña, Iriney, Pablo Contreras, Antonio Guayre, Daniel de Ridder y George Lucas, lesionados, ni con Pablo García, por sanción. Los problemas son singularmente espinosos en el eje de la línea medular, donde Vázquez no dispone de ningún medio centro específico.

Las tenues esperanzas de poder recuperar a Oubiña o Iriney, con sendas lesiones musculares, para el choque se desvanecieron ayer por completo. La ecografía a la que fue sometido el pivote brasileño revela que la lesión no ha acabado de cicatrizar. Las sensaciones del futbolista tampoco son buenas y los médicos consideran que existe un importante riesgo de recaída si juega el domingo. El caso de Oubiña es algo distinto. El vigués tiene buenas sensaciones, incluso al golpear la pelota, pero los médicos consideran que lleva poco tiempo de convalecencia y alinearle en Sevilla supondría asumir un gran riesgo. El medio centro vigués se someterá hoy a una ecografía que permitirá evaluar mejor la evolución del problema, aunque los médicos están convencidos de que sus opciones de vestirse de corto el domingo son prácticamente nulas.

Fernando Vázquez se verá, por consiguiente, obligado a improvisar una solución de urgencia en la medular, seguramente con Tamás y Ángel, pues la confianza del técnico en el joven Jonathan Vila es, de momento, limitada. La conversión de Ángel y Tamas en centrocampistas obliga a reestructurar la línea defensiva, donde muy probablemente entrarán Jonathan, de nuevo como lateral derecho, y el redescubierto Yago Alonso, que formará pareja con Matías Lequi en el centro de la retaguardia.

En defensa causa también baja Pablo Contreras, quien se recupera de una lesión muscular. La evolución del chileno es buena y se cuenta con que reaparezca ante el Real Madrid, tras el parón liguero. Para esta fecha, los médicos esperan que también esté recuperado Antonio Guayre. Las pruebas médicas practicadas ayer al futbolista canario revelan que sufre un esguince de carácter bastante leve. Los médicos calculan que Oubiña e Iriney estarán también a punto para recibir al conjunto blanco.

Peor suerte les espera a Dani de Ridder, que tiene aún por delante dos semanas de convalecencia y Núñez, que tienen entre dos y tres semanas de recuperación por delante.

En resumen, Fernando Vázquez cuenta con 16 futbolista disponibles en el primer equipo, además de Jonathan Vila. Con este sombrío panorama no se descarta que complete la convocatoria con algún futbolista más del filial.