La junta directiva de la Federación Gallega de Fútbol (FGF) acordó ayer por unanimidad destituir de sus funciones a su secretario general, Ramón María de Llano Márquez. La decisión partió del presidente de la FGF, Julio Meana, y fue apoyada por la junta, según manifestó Gustavo Falqué, vicepresidente del ente federativo. En una improvisada comparecencia ante los medios, Falqué no precisó si De Llano continuaría como empleado de la federación, pero minutos más tarde, el hasta ayer secretario general, descartó su continuidad desempeñando otras funciones. "No sigo como nada", se limitó a anunciar escuetamente sin querer responder a más preguntas. Benjamín Amido, vicesecretario, se hará cargo ahora de la secretaría.

Aunque tampoco el portavoz federativo quiso explicar las razones del cese de De Llano, el detonante que ha provocado la drástica decisión de la FGF ha sido la última amenaza que el secretario dirigió el pasado lunes a uno de sus empleados, el mismo que a finales de octubre de 2006 presentó una denuncia contra De Llano por acoso moral en el trabajo. En esta ocasión la amenaza fue de muerte, en concreto con la expresión "si mañana me inhabilitan, te corto el cuello", lo que movió al amenazado a presentar el martes una nueva denuncia en el Juzgado de Guardia de A Coruña.

Este comportamiento obligó a la junta directiva de la FGF a reunirse ayer de urgencia en su sede de la calle Menéndez Pelayo en A Coruña para acordar la cesión de funciones de Ramón de Llano. Todos los integrantes que pudieron comparecer a la reunión la comenzaron a las ocho de la tarde y no abandonaron el edificio hasta las diez de la noche.

Meana fue el primero en pisar la calle sin hacer declaraciones, tarea que delegó en su vicepresidente. El máximo responsable de la FGF prevé, según informó Falqué, dar explicaciones en próximos días. De Llano no asistió a la reunión y apareció en la misma calle minutos después de su conclusión. Por cierto, que por su despido, De Llano podría percibir una indemnización por su despido que rondaría los 400.000 euros.