La competición se dividirá en dos torneos y en el primero de ellos participarán, según el diario "China Daily", cientos de miles de palistas, que se irán eliminando entre sí hasta que no quede más que uno.

"Invitaremos a 10.000 jugadores al parque del Templo del Cielo en julio", dijo Sun Kanglin, director del Buró Municipal de deportes de Pekín, en referencia al segundo de los torneos, en el que tomarán parte jugadores profesionales, celebridades e incluso miembros del gobierno.

Este torneo, que contempla la disputa de cientos de partidos de manera simultánea ya que sólo dura un día, se iba a celebrar en la Plaza de Tiananmen, o al menos así lo anunció hace un par de meses el propio Sun, pero la enorme explanada, todo un símbolo de la nueva China, no ha sido cedida para tal finalidad.

Entre los 10.000 jugadores que medirán su tenis de mesa en el Templo de Cielo, declarado por la UNESCO patrimonio de la humanidad, estarán los mejores del primero de los torneos, que durará dos meses.

El tenis de mesa es el deporte nacional en China, una especialidad que practican muchas más personas que otros juegos de masas como el fútbol o el baloncesto, y actualmente se pueden encontrar mesas en cualquier esquina del país.

Cuando se celebre este campeonato quedará poco más de un año para el inicio de los Juegos Olímpicos de 2008, por lo que los pequineses quieren verlo como una especie de calentamiento antes de la gran cita deportiva.