El director técnico del Illes Balears, equipo del gallego Óscar Pereiro, quiere actuar con prudencia ante el presunto dopaje del ganador del Tour, Floyd Landis. Reconoce que, de confirmarse el positivo del americano en el contraanálisis, el ciclismo se vería nuevamente golpeado, pero, incluso en ese caso, pide a todo el mundo del ciclismo y a los medios de comunicación que "impere el sentido común". Pide respeto para el que todavía es el ganador del Tour y muestra su descontento con la continua sospecha en la que vive este deporte.

-El positivo del ganador del Tour supone un nuevo mazazo para el ciclismo.

- De momento, no podemos hablar más allá de lo que sabemos. Debemos actuar con mucho respeto, especialmente por el presunto implicado en este nuevo caso de dopaje.

-Si se confirma el positivo, ¿no echaría por tierra el lavado de imagen que para el ciclismo supuso una carrera tan disputada?

-El Tour ha sido especialmente espléndido, ilusionante y bonito, sobre todo para los españoles. Eso está ahí y no va a cambiar.

-¿Sabría igual alcanzar ahora la victoria, cinco días después de la llegada a los Campos Elíseos?

-Nosotros ya nos sentimos contentos con la posición de Pereiro en el podio. Con lo que ha ocurrido hoy (por ayer) nos sentimos reflexivos. Vamos a esperar. El vencedor es el que se pasea por París. Lo de Pereiro ya ha sido muy bonito, ya es para la historia.

-¿Cómo se recuperará el ciclismo de este nuevo golpe?

-Nos va a costar mucho, pero lo que tenga que ser, será, y no queremos anticiparnos a los hechos no es nuestro estilo y no queremos caer en eso.

-La recuperación de Landis en Morzine, después de la "pájara" de La Toussuire, fue sorprendente.

-Siempre se sospecha del que gana. Pero lo cierto es que hay gente que honestamente lo hace bien. Hay chavales que se preparan, tienen una buena condición física y cumplen con sus posibilidades.

-¿Existe ya un sentimiento de sospecha sobre cualquier actuación destacada de un ciclista?

-Yo ya dije el día antes de la contrarreloj, cuando Pereiro contaba con treinta segundos de ventaja, que todo dependía de con qué Landis nos encontrásemos. El hombre siempre es el mismo pero había que conocer las circunstancias. Eso siempre es así, para todos los ciclistas.

-¿Qué sentimiento es más fuerte ahora: la tristeza por un nuevo caso de dopaje o la ilusión de tener al ganador del Tour?

-Sobre eso aún no puedo pronunciarme. Insisto en lo mismo de siempre: debemos observar qué es lo que pasa y después que impere el sentido común.

-¿Afectará esto al seguimiento de la Vuelta a España?

-El ciclismo está en entredicho, pero aunque existan casos de dopaje, debemos confiar en todos aquellos profesionales que logran sus objetivos de forma justa. Pereiro fue segundo, haciendo un gran Tour, y es una prueba de ello.