Alexander Mostovoi podría convertirse en el próximo fichaje del Celta de fútbol sala si fructifican las negociaciones que los dirigentes del club vigués mantienen con el futbolista.

Desde que abandonó el Celta Mostovoi no ha jugado en ningún equipo de fútbol aunque en las últimas declaraciones que había realizado había insistido en que estaba abierto a cualquier oferta. El equipo de fútbol sala, que este año militará en la División de Honor, ha visto en Mostovoi un posible refuerzo de calidad y también un interesante reclamo a nivel publicitario y sobre todo para el aficionado del Celta que durante años ha disfrutado de su juego en Balaídos.

Los responsables del equipo vigués insisten en que tienen completamente cerrado el acuerdo con el futbolista y que simplemente están esperando a que el ruso solucione aspectos personales. En estos momentos tiene fijada su residencia en Marbella -aunque visita Vigo con frecuencia- y el fichaje por el Celta de fútbol sala le obliga a mover también a los miembros de su familia. Mostovoi ha quedado de responder a lo largo de esta semana a los dirigentes del cuadro vigués y en el seno del club confían en que su respuesta sea positiva.

Para los responsables del equipo vigués la edad (el ruso acaba de cumplir los 38 años) no supone un problema y consideran que en un deporte como el fútbol sala su talento tiene que resultar un arma muy importante para su equipo. La noticia ha causado un profundo impacto en la ciudad que se ha encontrado con la posibilida de ver de nuevo en acción al jugador que más pasiones -en todos los sentidos- ha levantado en los últimos tiempos. En lo que queda de semana se debería resolver esta historia en un sentido o en otro.