El australiano Bradley McGee, líder de la Vuelta a España, señaló que en el desenlace final de la etapa que disputó al italiano Leonardo Bertagnolli, pensó "más en el maillot oro que en la victoria parcial", lo que le permitió convertirse en el primer ciclista de su país que ha encabezado la general en las tres carreras grandes por etapas.

"No sabía que era el primer australiano que viste de amarillo en las tres grandes, pero si es así es un honor. La verdad es que me preocupé más por el liderato que por la etapa. Al final tuve calambres y me encontraba muy cansado y tuve miedo de no conseguir el objetivo", explicó McGee.

Hasta Lloret

El ciclista del equipo francés señaló que intentará mantener el jersey oro por lo menos "hasta la etapa de Lloret de Mar", una contrarreloj de 39 kilómetros que se disputará el próximo 4 de septiembre.

"No estoy aquí para luchar por la general, sino para llevar el liderato e intentar ganar alguna etapa. Lo primero ya lo he conseguido y el resto espero que llegué pronto", comentó un esperanzado Bradley McGee.

McGee fue líder del Tour en 2003 y en el Giro en 2004 tras vencer en ambas etapas prólogo. Además en la Grande Bouclé ganó una etapa en 2002.