Diez fichajes, cuatro jugadores del equipo juvenil (que serán más a lo largo de la temporada) y once futbolistas que siguen en el proyecto con respecto a la campaña anterior. Es la nueva apuesta del Celta B, que por tercer año consecutivo dirigirá Rafa Sáez. El entrenador, un experto en sacar un gran rendimiento a sus plantillas, vuelve a partir de cero. La permanencia en la Segunda División B es el gran objetivo, pero también se sueña con volver a jugar una fase de ascenso. El técnico se mantiene fiel a su filosofía. La exigencia será máxima dentro de un orden. Al Celta B le esperan tres encuentros de rivalidad gallega, nueve ante formaciones madrileñas, siete canarios y como "postre" el Melilla. Debutará el próximo domingo en el campo del Móstoles (11:30 horas).

-Estamos ante una nueva temporada y se presenta otra época con un equipo renovado al cincuenta por ciento. ¿Puede describir sus sensaciones para esta liga?

-Tenemos la necesidad de acoplar un equipo nuevo y eso nos va a llevar algún tiempo. Es inevitable pasar por esa fase. Para mí lo importante es hacer una buena temporada y, si es posible, que algún jugador pueda llegar a la primera plantilla.

-¿Con estos elementos teme un inicio tan angustioso como la temporada anterior?

-No, por favor. Espero que los resultados nos acompañen y que salga mejor. Lo que tenemos claro en el equipo es que será duro y difícil, pero estamos aquí para superar esas dificultades.

-¿Se puede decir entonces que será más complicada?

-La liga no será más complicada que otras temporadas. La Segunda División B es una categoría difícil y lo sabemos.

-¿Cuál es la principal virtud de su equipo?

-En el Celta B no hay una alineación titular definitiva. El nivel de competencia en todos los puestos es muy alto y esto es bueno para el equipo y para el entrenador. Los jugadores se emplean a fondo en cada entrenamiento y eso lo valoro de forma muy positiva. Puedo decir que tengo a dos futbolistas por puesto. También la aportación del cuerpo técnico es fundamental. Sin ellos no sería posible llevar este proyecto.

-¿Va a ser usted tan exigente como en otras temporadas o cambiará de estrategia?

-Voy a ser más exigente y siempre ambicioso. No voy a cambiar mi forma de pensar y eso supone ser exigente dentro de las posibilidades del equipo.

-A usted nunca le gusta hablar de objetivos. Pero tendrá alguno en su mente.

-Firmaría ahora mismo que el Celta B llegara a las dos últimas jornadas de la liga con posibilidades de estar en la fase de ascenso. Pero los que me conocen ya saben como pienso. Debemos ir partido a partido sin obsesionarnos con objetivos a largo plazo. La temporada pasada demostramos que esa forma de actuar nos fue muy bien.