enviado especial a estambul

Los dos gallos están listos para la pelea. Alonso, tercero en la parrilla de salida del Gran Premio de Turquía que se corre hoy (14.00 horas, Tele 5), apunta directamente hacia la pole que logró su gran rival en la lucha por el título, Kimi Raikkonen. En medio de ambos estará un convidado de piedra, Fisichella, que nada tiene que decir en cuanto a la gran batalla, pero cuya presencia puede ejercer efectos psicológicos en la escudería de las flechas plateadas. Porque Renault estrechó el cerco a McLaren al situar a sus dos pilotos entre los tres primeros. En un escalón inferior, cuarto, quedó Montoya.

Alonso se vió ligeramente perjudicado por salir décimo a la sesión de calificación, pero hizo una excelente crono que le dejó a tan sólo 2 décimas del finlandés, que salió el último y, por tanto, con las condiciones de la pista mejores.

Otro factor en juego de esta guerra psicológica es que ambas escuderías, enfrascadas también en una lucha sin cuartel por el mundial de constructores, esconden celosamente sus cartas en cuanto a estrategia de carrera. Y aquí en Turquía, al ser un circuito nuevo, será un punto clave. Las simulaciones por ordenador indican que se puede ir tanto a dos como a tres paradas. Fernando Alonso ha hecho pruebas a lo largo del fin de semana con el depósito bastante cargado de combustible y sus tiempos son esperanzadores. Raikkonen, para intimidar, descargó en varios momentos su monoplaza para llevar menos peso y lograr mejores tiempos.

En cualquier caso, Alonso cede la presión a Raikkonen. El finlandés no se puede permitir ni un sólo fallo, ni siquiera en la salida, donde Fisichella y el propio Alonso intentarán ponerse por delante de él en la frenada de la complicadísima primera curva. El ovetense, por contra, puede especular con los puntos que le otorgaría ser segundo e incluso tercero -no hay que olvidar a Montoya, cuarto en la parrilla-, ya que apenas vería recortada su diferencia de 26 puntos en el mundial de pilotos.

El resto de rivales cometieron ayer algún error. Schumacher fue uno de los cuatro que no marcaron tiempo por un trompo y posterior salida de pista. Button, Sato, Ralf o Villeneuve, también tuvieron salidas de pista en las curvas 8 o 10, de las más difíciles de trazar. Doornbos sufrió un aparatoso incendio de los discos de freno traseros y Karthikeyan ni siquiera peleó la crono al ser penalizado con 10 puestos por cambio de motor. La pista turca ya pasa factura ante una carrera en la que se vaticina un gran duelo entre los dos mejores gallos del corral.