Horacio Gómez espera que la temporada que se avecina sea el comienzo de una nueva era que sirva al club para recuperar el rango perdido hace dos temporadas. El dirigente recuerda que el proyecto está a un en pañales, pero confía en restituir al equipo el rango europeo en un plazo "de dos o tres años"

-En apenas un año las cosas han sufrido otro giro radical.

-Pues sí. La situación es totalmente diferente, la Primera División nos abre nuevas expectativas y genera una gran ilusión. Estar en Primera División es muy importante. Vamos a volver a luchar con los grandes clubes del país y revivir la ilusión que siempre hemos tenido. No tiene nada que ver con la Segunda.

-En este último año, ¿llegó a temer en algún momento por la supervivencia del club?

-Hombre, está claro que un club que ha estado durante ocho años consecutivos en lo más alto y, de repente, cuando nadie lo espera, se encuentra en Segunda, lo pasa muy mal. El ascenso ha sido fundamental para el club desde el punto de vista económico y social. Si hubiésemos estado algunos años más en esta categoría, la viabilidad del club habría sido sumamente difícil.

-No parece que al Celta le haya sentado tan mal el descenso. El trauma fue severo, pero al menos el club ha reducido en buena parte su deuda y ha rejuvenecido considerablemente su plantilla.

-Un descenso siempre supone un gran perjuicio. Desde luego habría sido mejor continuar en Primera con la situación que teníamos porque nuestro patrimonio era mayor entonces. Pero, dentro del perjuicio, creo que se están haciendo bien las cosas. Hemos vendido jugadores que seguramente no iban a estar en el proyecto de futuro y hemos dado al club viabilidad económica replenteándonos las cosas con un equipo muy distinto al que teníamos. Esto nos ha dado una perspectiva de mayor tranquilidad y mejor futuro.

-La sensación es que el club está haciendo un equipo bastante apañado para la Primera División. ¿De verdad que se conforma con la permanencia como objetivo para el próximo curso?

-Todos sabemos la dificultad que entraña el primer año en Primera División después del descenso. Nuestro objetivo para este año es que el equipo se afiance en Primera División. Ésa es la meta: construir un equipo para volver a estar con los mejores y, a partir de ahí, tenemos que ser ambiciosos. Pero lo primero es garantizarnos nuestra presencia en Primera para el siguiente año.

-Pero, secretamente, ¿no sueña con algo importante para esta temporada?

-Soñar es gratis. Veo una gran ilusión en la calle, entre la afición, y esto es muy importante, que los celtistas tengan ilusión por su equipo. Esto también nos da más tranquilidad para afrontar la temporada. Pero bueno, también tenemos que pensar que es un proyecto que empieza, con mucha gente joven, que se tiene que adaptar.

-El entrenador le ha pedido cuatro refuerzos más. ¿Colmará el club sus expectativas?

-No se trata de una cuestión de cantidad, sino de calidad. Los que vengan tienen que ayudarnos a mejorar. Nuestra prioridad en estos momentos es contratar a un medio centro defensivo. Y bueno, por lo demás, pienso que tenemos una plantilla bastante equilibrada.

¿Puede venir algún jugador más? Lo digo porque se habla también de una serie de jugadores que podrían llegar, como Luis Enrique o Pablo Álvarez.

-Bueno, yo doy por hecho que José Enrique va a venir. En cuanto a Pablo Álvarez, es bastante más difícil porque el Sporting está en una situación administrativa muy complicada y va a ser difícil que se pueda concretar. De hecho, está prácticamente descartado.

-Fernando Vázquez insiste en que también le hace falta un defensa central zurdo.

-No es algo que nos obsesione porque no es una necesidad. Si existe la oportunidad de fichar a algún jugador de futuro, se hará. Si no aparece, tiraremos con lo que tenemos.

-¿Qué papel espera que tenga la cantera en Primera División?

-Pensamos que debe seguir teniendo un papel importante. Cuantos más jugadores de la cantera haya en el primer equipo, mejor. Pero el técnico es el que toma las decisiones sobre la plantilla y nos ha expuesto que tendrá que tomar decisiones sobre algunos canteranos.

-¿El fichaje del medio centro puede hacerse pronto?

-No va a ser inmediato. Queremos que venga lo antes posible, como es lógico, pero las negociaciones no están avanzadas. Queremos traer a un buen jugador lo antes posible, pero tampoco vamos a hacer las cosas precipitadamente. Es un puesto clave y queremos acertar porque la Liga es muy larga y vamos a tener que echar mano de todos.

-¿Cómo definiría la situación económica del club en estos momentos?

-Las perspectivas de cara al futuro son buenas. Los jugadores que se están incorporando son también un activo importante. Estamos hablando de jugadores jóvenes con contratos largos, como puede ser el caso de Fernando Baiano o de Canobbio, Placente o el propio Javi Guerrero. Son jugadores de futuro.

-El club también ha modificado en parte su política, en lo que se refiere a los traspasos. Se siguen trayendo muchos jugadores cedidos, pero se están afrontando también algunas compras. Imagino que la política en este caso será siempre comprar jugadores jóvenes, tal vez no de mucho renombre, pero si con una gran proyección.

-Sí. Cuando eres un club pequeño tienes que intentar tener la máxima seguridad de acierto. Cuando se viene de otra categoría es especialmente importante acertar. Y acertar es traer a jugadores con futuro y que tengan luego la suerte de cuajar. Acertar es clave para hacer nuevas inversiones y disponer de un patrimonio importante en jugadores.

-¿Se planea el club alguna venta?

-No vamos a vender a ningún jugador esta temporada.

-¿Qué espera del futuro a corto plazo?

-Espero que el equipo recupere el lugar que tenía en el fútbol a corto plazo. Es decir , regresar a Europa en un plazo de dos o tres años. No es fácil, pero ya lo hemos hecho y podemos volver a conseguirlo.