Joan Lino Martínez, cuarto en longitud, Julio Rey, octavo en maratón, y Marta Domínguez, decimocuarta en 5.000, agotaron los últimos cartuchos españoles en busca de una tercera medalla en los Mundiales, que este domingo se clausuran con dos españolas entre los participantes.

Un solo centímetro separó a Joan Lino de la medalla de bronce, para deleite del público finlandés, que tuvo ocasión de asistir a la consagración de su compatriota Tommi Evila. Lino empezó con un salto mediocre de 7,85 metros pero ya en la segunda ronda trepó al tercer puesto con 8,13, aprovechando un viento favorable de 2,1 metros. Se aseguraba ya, al menos, ejecutar los seis saltos. El estadounidense Dwight Phillips había sentenciado la contienda con su primer salto, el mejor de su vida (8,60), y ya no volvió a hacer ninguno válido. Gaishah se erigió en revelación de la final. Con un salto de 8,34 batió el récord nacional de Ghana y se encaramó al segundo puesto en la tercera ronda. Nadie pudo apearle de ese lugar, aun cuando Joan Lino Martínez (8,25 en el cuarto) y Tommi Evila libraban feroz batalla por el podio.

Un nulo del hispano-cubano en el quinto salto dejó todo a expensas de la última ronda, pero todavía en la quinta Tommi Evila, que había sorprendido la víspera con un nuevo récord de Finlandia (8,18) le arrebató por un centímetro (8,25) el tercer puesto. El público finlandés estalló en gritos de júbilo cuando Martínez y el francés Salim Sdiri agotaron su último cartucho sin adelantar a su joven compatriota.

Maratón

Por su parte, Julio Rey, subcampeón mundial de maratón en París, se vació en busca de una nueva medalla pero sólo encontró un honroso octavo puesto. Dos años después el toledano no pudo seguir al marroquí Jaouad Gharib, que volvió a ganar el oro con una nueva demostración.