Fernando Vázquez se muestra sumamente satisfecho con el trabajo de los nuevos fichajes durante la concentración de pretemporada en Genk, que califica de "sobresaliente". El técnico celeste valora especialmente la actitud de los seis jugadores (Jorge, Guerrero, Esteban, Baiano y Núñez), su rápida adaptación al grupo y su capacidad para asimilar la carga de entrenamientos y los métodos de trabajo.

"En líneas generales estoy muy contento con el trabajo de los nuevos. Entraron muy rápidamente en la inercia de trabajo del equipo, a muchos ya los conocía y por tanto no hay ningún tipo de sorpresa. Han estado sobresalientes", declara.

El entrenador del Celta recuerda, no obstante, que el equipo apenas si acaba de iniciar su rodaje y que la mitad de los recién llegados presentan en un estado de forma deficiente. El caso más claro es el del argentino Diego Placente, al que le cuesta un tormento asimilar la carga de trabajo. "Es tal vez el que lo lleva peor. Asimila el trabajo fatal, con un cansancio tremendo. Casi no podía con las piernas pero cuando tiene le balón en los pies se le ve claramente que tiene mucha calidad", explica el técnico.

No mucho mejor está Fernando Baiano, al que se mima especialmente debido a sus dos meses de inactividad y al frágil estado de sus rodillas. "Vamos a cuidar sus rodillas y eso lo vamos a trabajar especialmente evitando el trabajo de carreras en el campo que supliremos con bicicleta para evitar un desgaste y una presión sobre sus rodillas. El trabajo con balón lo hará con el grupo".

El estado físico del resto es mejor, aunque Javi Guerrero debe eliminar algo de peso. Esteban y, sobre todo Núñez, algo más rodado al haber trabajado algo ya con el Liverpool, están en muy buenas condiciones.