Una de las primeras mujeres en el mundo en subir el Everest sin botellas de oxígeno es la viguesa Chus Lago quien presentó ayer en El Corte Inglés de Vigo su último libro, “Fata y el viaje al Ártico en submarino” (Ediciones Diquesí), un volumen para los lectores más pequeños que encierra un episodio histórico que conecta Buckingham Palace con el Despacho Oval de la Casa Blanca.

“Siempre escribí para adultos a excepción del cuento infantil ‘Fata’ para niños más pequeños. Cuando le conté mi proyecto a Rosa Montero me aconsejó que esta idea tenía mucha historia y que la escribiese. Me animó a hacerla. La primera la publiqué el año pasado y ahora sigo con la segunda entrega”, explica la exconcejala de Vigo y alpinista.

La idea es “dar a conocer las grandes exploraciones del siglo XIX y XX. Es un tema que me apasiona y quería que lo fuese para los niños”, señala.

En el arranque, vemos que Fata y Pemba desean partir hacia el Ártico para rescatar un barco. “Es la historia del Resolute, una historia real de un barco de rescate. Desapareció en el Ártico cuando trataba de buscar la expedición desaparecida de John Franklin. Este barco no desapareció en el hielo, sino que quedó encajado, su tripulación lo abandonó y el buque quedó navegando solo por el océano”, prosigue la escritora.

Portada del libro. | // FDV mar mato

Este buque fantasma se cruzó con otro barco de marineros de Connecticut. “Allí lo restauraron y se lo devolvieron a la reina de Inglaterra. Ella lo utilizó durante 20 años más hasta que se acabó la vida útil de la embarcación. Con la madera, fabricaron tres escritorios: uno está en un museo de Connecticut; otro en el Palacio de Buckingham y el tercero es el que lucen los presidentes de Estados Unidos en el Despacho Oval. Si lo tuviésemos que resumir, diríamos que ese escritorio está hecho de barco fantasma”, señala Lago.

El periplo en la procura de ese buque es la expedición del niño y el hada protagonistas que buscarán pistas por doquier, por tierra y mar.

“El viaje lo realizan a través del submarino Sanjurjo”, añade la escritora quien ayer estuvo arropada en la presentación precisamente por Manolo Sanjurjo, nieto del inventor del submarino, Antonio Sanjurjo. También participó en el acto el periodista Rafa Valero.Curiosamente, ese primer submarino se muestra en el Museo do Mar de Galicia en Vigo y habrá que descubrir al leer el cuento si retorna o no a esta posición.

Chus Lago señaló que decidió escribir una historia de superación para niños porque “cuando voy a los colegios los profesores me piden que en mis charlas les hable de la importancia del esfuerzo. Hoy tenemos la gratificación inmediata con tantas cosas electrónicas. Los niños no saben esperar para tener gratificación y deben aprender. El niño protagonista tiene que aprender a guardar secretos; se equivoca muchas veces y tiene que aprender a hacer las cosas bien. El hada solo puede volar hacia abajo, si quiere ir hacia arriba tiene que esforzarse en escalar. Todo esto es el mundo real”.

La idea de Chus Lago es continuar contando historias de pioneras y pioneros polares. Antes de ponerse a preparar la próxima, nos cuenta que en breve se irá a vivir con su familia a Singapur con el deseo de regresar a Galicia en pocos años.