Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ara Malikian: "Es un deber del artista conectar con el público para agradecerle su esfuerzo"

El músico Ara Malikian. / ANTON CORBIJN

El violinista libanés residente en España Ara Malikian sigue traspasando fronteras con su virtuosismo con las cuerdas. El 1 de octubre visita Gran Canaria en el marco del SUM Festival y presentará los temas de su último trabajo, ‘Ara’, una propuesta que respira del amor por su hijo, con el que compartió largas horas durante el confinamiento. "Los vamos a cuidar y a emocionar", promete el músico al público isleño.



Esta gira llega después de que tuviera que adaptar la última debido a las restricciones de la pandemia, con una propuesta mucho más íntima. ¿Se queda con alguna de las dos opciones?

Es bonito cambiar. Cuando empezó la pandemia tuvimos que adaptarnos e hicimos muchos conciertos a dúo, en formato más íntimo para aforos más limitados, y fue maravilloso. Aquellos conciertos durante la pandemia se hicieron con muchas dificultades, como las medidas de seguridad, las mascarillas, las distancias sociales y, a pesar de que fueron dos años muy duros para todo el planeta, para nosotros fue muy emocionante porque descubrimos cosas inéditas, cómo descifrar la emoción del público tras las mascarillas y cómo llegar a ellos a pesar del miedo. Y nos encontramos con un público maravilloso, que a pesar de todas las noticias y del miedo, acudían a los conciertos. Fueron dos años con un formato más íntimo y clásico pero ahora estamos contentos por poder cambiar con una idea más grande, con una banda más amplia.

Tan atrás se han quedado las restricciones que ya usted no termina ningún concierto sin pasear antes entre su público.

Es una manía a la que me he acostumbrado. Hasta en la pandemia lo hacía, poniéndome la mascarilla para pasear entre el público. Tras tantos años sobre el escenario he aprendido que nunca seré capaz de agradecer al público lo suficiente que acudan a verme actuar. Les quiero agradecer que estén, que se emocionen y que me manden su energía, y por eso pasearme entre ellos es algo que me pide el cuerpo. Empecé hace varios años porque quiero estar con ellos, cerca, para agradecerles y animarles. Es un gesto que a mí me emociona y yo creo que ellos también lo agradecen. Se ha convertido en una costumbre.

¿Con qué propuesta llega a este concierto a Canarias?

Llego con mi última gira, Ara. Es un trabajo que compuse durante el confinamiento, estando tan cerca de mi hijo. Todo el disco está inspirado en su mundo, su imaginación y su fantasía. Es algo que cuando crecemos lo perdemos, y para mí fue muy bonito estar tanto tiempo junto a él. También es verdad que como se trata de un festival adaptaremos un poco la propuesta, porque el público va a estar de pie, con ganas de bailar y saltar, y por eso lo modificaremos porque sabemos que hay ganas de disfrutar de estos festivales.

Este último trabajo vuelve a ser una propuesta muy personal con la que, no obstante, es capaz de conectar con su público, tal y como ya lo tiene acostumbrado.

Yo creo que da igual qué temática o qué pretexto se tenga para subir al escenario. De hecho, yo creo que es un deber del artista el de conectar con el público para así agradecerles el esfuerzo tan grande que hacen para venir a vernos. Tenemos una responsabilidad muy grande para lograr emocionar y por eso debemos darlo todo cuando nos subimos al escenario. Yo trato de empaparme de la energía que me transmite el público, entro en un trance y doy todo lo que tengo en el cuerpo, en el alma y en el corazón. Yo quiero que el público salga feliz y pueda acordarse de ese momento durante mucho tiempo; y si eso no lo consigo me doy cuenta de que he hecho algo mal.

Lleva a cabo una vez más una gira internacional que demuestra que su música no tiene ningún tipo de frontera.

Por supuesto, la música es un idioma universal, es la manera que tenemos de unir a todos los pueblos y culturas. Es verdad que la música llega al corazón si está hecha de forma sincera. Si eso no pasa, la culpa no es del público ni de la cultura en la que nos encontremos, sino que la culpa es del artista que siempre debe trabajar sobre esa idea, la de llegar a todo el mundo. Por eso hay que trabajar duro para conectar con cada persona del público.

Compartir el artículo

stats