Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ELÍSABET BENAVENT Escritora

Elísabet Benavent: "Vender millones de libros me crea vértigo y responsabilidad"

La escritora presenta 'Todas esas cosas que te diré mañana', una historia de saltos en el tiempo sobre una relación de pareja

La escritora Elísabet Benavent. CARLA MELCHOR

Elísabet Benavent, con 22 novelas publicadas, es una de las escritoras más exitosas en España con ventas que superan los 3,5 millones de ejemplares. Netflix ha adaptado al audiovisual dos de sus trabajos, Valeria y Fuimos canciones. Hoy, en una fiesta con actuaciones incluidas, presenta en el Teatre Talia su último libro Todas esas cosas que te diré mañana.

¿Cómo se puede ser tan productiva? Escribir 22 novelas en 9 años es una barbaridad (la primera fue en 2013)

Sí, pero tiene trampa. Siete de los libros ya estaban escritos cuando publiqué 'En los zapatos de Valeria' que fue el primero. Además, de los 22, dos son de no ficción por lo que el tiempo de construir la historia fue menor. Pero sí, han sido años intensos.

-¿Da un giro en su estilo en ‘Todas esas cosas que te diré mañana’?

-Sí. Me apetecía jugar con los límites de la comedia romántica porque es un género muy agradecido que admite mezclas. Decidí aprovecharme de ese acuerdo tácito que existe entre el escritor y el lector de creer lo que lee y manejar los márgenes de la realidad de manera más surrealista.

"Mi aspiración es ser divertida y que, cuando se me está leyendo, al lector se le olvide su rutina"

decoration

-Si la defino como romántica, picante y divertida, ¿lo comparte?

-Sí. Mi aspiración es ser divertida y que, cuando se me está leyendo, al lector se le olvide su rutina.

-¿Es un alegato contra las relaciones tóxicas?

-Es un alegato contra la afirmación de que el amor lo puede todo porque, muchas veces, detrás de eso está la anulación de uno mismo. El amor de pareja no puede ser una prioridad por encima de nosotros mismos y, a veces, por darle viabilidad a ciertas historias nos anulamos. Hay que hacer concesiones, pero ojo...

-¿Es usted una mujer de segundas oportunidades?

-Creo que nunca es tarde para reescribir una historia. Podemos dar pasos hacia atrás y emprender un nuevo camino porque nada está escrito. No creo en el destino. Podemos volver a empezar constantemente.

-¿Qué son ‘Todas esas cosas que te diré mañana’?

-Es una historia entretenida de una ruptura muy típica. Se trata de deshacer el camino y revisitar la historia. Es un proceso de duelo y de cómo se manejan las emociones.

-Y de culpabilidad.

-Es que una de las fases del duelo, de las primeras, es la de la culpabilidad. A veces nos culpamos hasta cuando nos hacen daño. Creo que es algo también muy femenino

-Su protagonista da un salto en el tiempo para intentar averiguar por qué rompió con su novio. Si usted pudiera dar un salto en el tiempo, ¿dónde iría y qué cambiaría?

-Trataría de disfrutar de una manera más fluida de todo lo que me ha pasado en los últimos años. Vivo con mucha responsabilidad, vértigo y temor todo lo que tiene que ver con esta aventura literaria y la adaptación. Quizás me gustaría volver atrás para saborear más cada una de las estaciones por las que he ido pasando. El miedo, a veces, te come la ilusión.

-¿Nos damos cuenta de lo que tenemos, como la protagonista, cuando lo perdemos?

-Eso es algo muy humano pero también forma parte del viaje nostálgico. A veces, cuando perdemos algo, pensamos ‘Dios mío qué va a ser de mi’ y cuando pasa el tiempo y el proceso de duelo ya ha finalizado ese recuerdo se reubica y nos damos cuenta de que nos aferramos a las cosas de forma melancólica. El truco está en aprender a soltar.

"No hay una manera correcta de ser mujer, todas lo son"

decoration

-Vivimos en una insatisfacción permanente.

-En esta era de la dictadura de la inmediatez solo queremos acumular experiencias y no nos damos cuenta de los procesos, por eso nunca estamos satisfechos con lo que tenemos.

-¿Miranda y Tristán son el perfil de una generación?

Intento que los protagonistas de mis novelas tengan mucho de lo que veo a mi alrededor. Quiero que sean personajes lo más reales posibles y que casi respiren. Uno de sus puntos fuertes de este género es el referencial y que el que lo vaya a leer se vaya a reconocer entre las páginas.

-Miranda, por ejemplo, defiende su libertad a no tener hijos algo que, parece, decirlo estigmatiza.

-Es un tema que se está reescribiendo y, quiero pensar, estamos aprendiendo de ello. No me gusta hablar de esto porque, si lo haces, entras en debate y no, esa es una decisión personal e intransferible. En los últimos años he recibido mensajes como que soy egoísta, que tengo el síndrome de Peter Pan o que no he madurado, porque he dicho que no quiero ser madre. Hay que dejar que las mujeres vivan el concepto de la maternidad o la feminidad en sí, como cada una quiera. No hay una manera correcta de ser mujer, todas lo son.

-¿Sus novelas, como la «Hola», son aspiracionales?

-No sabría decirlo porque soy la primera sorprendida. Creo que es una cuestión del género. Uno se puede sentir identificado porque son cosas que has vivido o crees que va a vivir y a la vez te permite soñar. A muchos lectores le apetecería vivir lo que lee porque mis personajes son muy chulos. Este género permite viajar a otras vidas y ponerte en otros zapatos el tiempo que permaneces en esa lectura. Muchas veces vuelco en lo que escribo cómo me gustaría enfrentarme a las cosas. Creo que cada vez nos debería importar menos lo que opinen los demás.

-¿Le encuentra un porqué a los prejuicios que existen en la literatura hacia la comedia romántica?

-Tradicionalmente se ha dado por sentado que es un género escrito por mujeres para mujeres y quizás todo lo que está enfocado al perfil femenino se ha tratado como un género chico. En general, el entretenimiento está muy denostado. Abogo porque se puede hacer entretenimiento de calidad y eso es en lo que yo me esfuerzo mucho.

-¿Cuándo se acerca a los lectores qué le dicen?

Que se han divertido y ese el mejor regalo que me pueden hacer. Me encanta y es maravilloso cuando me dicen que se lo han leído en dos días.

"Lo audiovisual es un altavoz enorme para llegar a muchos hogares"

decoration

-¿El audiovisual es un camino para que los jóvenes se acerquen a su escritura?

-Me está pasando en Latinoamérica. Hay gente que me dice que ha llegado a mis libros por la adaptación de Netflix. Lo audiovisual es un altavoz enorme para llegar a muchos hogares con lo que es bueno que vaya de la mano de la literatura.

-¿Las cifras tan desorbitadas de ventas que se mueven a tu alrededor te intimidan?

-Me crean cierto vértigo porque siento cierta responsabilidad. Tengo la sensación de ‘hay Dios, ahora es cuando la cago’, pero bueno, tengo claro que llegará un momento en el que no pueda crecer más en lectores. Lo que me compromete es que el trabajo esté bien hecho y con cariño.

-¿Podrá desligarse Betacoqueta de Valeria?

-Valeria siempre va a ser mi niña porque fue la primera y la que me abrió las puertas del mundo literario y audiovisual por lo que siempre va a estar conmigo. Pero no es mi personaje más importante porque a mí lo que me preocupa es no repetirme y seguir generando historias diferentes entre sí.

Compartir el artículo

stats