Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Aniversario

Los cien años del 'Ulises' de Joyce reviven el 'Dublinés' del dibujante Zapico

La biografía del escritor irlandés cambió la vida del dibujante: sirvió para asentarle en Francia y coronarle en España

Alfonso Zapico, con diversas ediciones de 'Dublinés'.

La librera estadounidense Sylvia Beach recogió los primeros ejemplares de 'Ulises', la obra de James Joyce el 2 de febrero de 1922. Beach, propietaria de la librería parisina 'Shakespeare & company', era la editora de la tercera novela del dublinés, que ese mismo día cumplió 42 años. La edición tuvo mil ejemplares. El libro que ha alterado el curso de la literatura, cambió la azarosa vida de James Joyce, que entró por él entre los inmortales.

'Dublinés', la biografía de James Joyce en novela gráfica, también cambió la vida de Alfonso Zapico (Blimea, 1981), colaborador de La Nueva España -diario del mismo grupo, Prensa Ibérica, que sete periódico-, que en 2009 se fue a vivir a 'La Maisson des auteurs' de Angouleme, Francia, becado con el proyecto de realizar 'Dublinés' la que también iba a ser su tercera obra. Allí le acompañó su mujer, Manuela Fernández, para dar clases de español en un instituto. Allí siguen hoy los dos, profesores estatales, a punto de convertirse en padres por segunda vez.

'Dublinés', producida por la editorial vasca Astiberri, fue un trabajo de documentación y realización que duró año y medio y le permitió viajar a Dublín, Trieste, París y Zúrich, las ciudades del escritor, y acercarse a otros personajes históricos con los que se relacionó como Henrik Ibsen, W. B. Yeats, Ezra Pound, H. G. Wells, Bernard Shaw, T. S. Eliot, Virginia Woolf, Paul Valéry, Marcel Proust, Ernest Hemingway, Samuel Beckett, Sergéi Eisenstein, Henri Matisse, André Gide, Le Corbusier y Lenin.

Edición alemana de la editorial Egmont y edición en euskera de Astiberri.

Ese acopio se desdobló en un segundo libro 'La ruta de Joyce', cuaderno de viaje contado en ese estilo sencillo, directo y encantador, con un dibujo que funciona como una caligrafía, que maneja Zapico en sus relatos anecdóticos y apuntes.

'Dublinés' llegó a las librerías en 2011, cuando Zapico tenía 30 años. Se llevó los originales a Barcelona y los expuso en la FNAC, dentro de las actividades del Salón Internacional, donde había hecho, 6 años antes, su contacto con un editor suizo para publicar su primera obra, 'La guerre du professeur Bertenev' (Editions Paquet, 2006), su trabajo de licenciatura en la Escuela de Artes de Oviedo. Pierre Paquet, alto, alpino, ojos claros, pelo corto, editó en Ginebra esta historia antibelicista en la guerra de Crimea, la vendió en Francia, Bélgica, Suiza y Canadá y enseñó a Zapico que también hay desaprensivos en el gremio de los editores.

En 2011 Zapico había llegado a Barcelona para recoger el premio 'Josep Toutain' al autor revelación por esa obra, editada en España el año anterior. Desde el principio ha sido un autor galardonado: el Prix BD Romanesque del FestiBD Ville de Moulins por el 'Bertenev' y dos premios 'Haxtur' del Salón internacional del Cómic Principado de Asturias en 2008 por 'Café Budapest'.

Portada de la edición en Polonia de la editorial Timof y edición para Grecia de Grammata.

'Dublinés' fue bien recibido por la prensa y el público y le sirvió para estar en los actos dublineses del 'Bloomsday', la fiesta que se celebra cada 16 de junio en honor de Leopold Bloom, el protagonista de “Ulises”.

La cosecha de 'Dublinés' llegó en 2012. Ocho meses después de ser declarado 'Asturiano del mes' por La Nueva España Alfonso Zapico ganó el Premio Nacional de Cómic, dotado con 20.000 euros y entregado por la reina Letizia.

En la laudatio se decía: "Alfonso Zapico construye en 'Dublinés' un retrato muy singular de la vida urbana observada a través de un personaje entrañable, que da lugar a una profunda pero divertida reflexión sobre la relación del hombre con su entorno y sobre la manera que tiene aquél de percibirse a sí mismo".

En su agradecimiento, Zapico dedicó el premio "a los valles mineros, de donde provengo, que están pasando un momento lleno de dificultades", y explicó que "el libro funcionó muy bien, después se reeditó... y éste es el acto para cerrar un poco ese proceso. Nunca me hubiera imaginado que con 'Dublinés', que es un libro como muy especial, un poco complicado, fuera a recibir este premio”.

El Premio Nacional de Cómic siempre trae asociado un interés por el autor y su obra que Alfonso Zapico, un trabajador resistente, un dibujante rápido, un hombre curioso, un viajero feliz y una persona de excelente trato, supo aprovecharlo y sus consecuencias se extendieron en ramificaciones capilares.

En 2013 llevó al Centro Cultural Niemeyer de Avilés la exposición 'Pasos encontrados' que reunía originales de 'Dublinés' y 'La ruta de Joyce' en un montaje elegante que tuvo miles de visitantes.

En Corea del Sur el editor es Amunhaksa y edición en Portugal de la editorial Levoir.

Fue el autor del cartel del Salón del Cómic de Barcelona –que consideró 'Dublinés' la obra para el gran premio en la edición anterior– y en 2014 fue invitado a conferenciar en el Hay Festival de Cartagena de Indias, Colombia.

El centenario de 'Ulises' le está dando una nueva vida a 'Dublinés'.

Que sepamos se reedita en todos los países, también en España, y es un libro muy raro, porque funciona como la gota china: cada año siguen vendiéndose ejemplares y sigue llegando a nuevos lectores, no es un superventas en ninguna parte, pero es un libro que se resiste a morir y sigue traduciéndose a nuevas lenguas”, explica Zapico desde Angouleme.

'Ulises' de Joyce tiene varias traducciones en muchas lenguas.' Dublinés', de Zapico, se ha editado en Francia (Futuropolis), Polonia (Timof), Irlanda (O`Brien Press), Estados Unidos (SkyHorse Publishing), Italia (001 Edizioni), Portugal (Levoir), Grecia (Grammata), Alemania (Egmont) o Corea del Sur (Amunhaksa) y, la más reciente, en Turquía.

Edición árabe de la “Balada del Norte” y portada del próximo tomo.

En la edición surcoreana, una excepción cultural que ha afectado al trabajo, como explica a continuación el dibujante: “En Corea del Sur no es legal publicar personajes en pelota en las viñetas de un cómic, así que los coreanos han retocado las viñetas de mi libro y donde aparece una parejita desnuda en una cama les han puesto un pijama. Si los protagonistas se exhiben en una playa los han vestido pudorosamente con un bañador. Los editores surcoreanos son respetuosísimos y nos han pedido permiso para abrigar a los personajes que se exhiben al natural. Savoir faire oriental”.

El long-seller que es 'Dublinés' tiene muy contento a Zapico: “Seguro que no se vende más que el 'Ulises' de Joyce pero quizá lo lee más gente, de la gente que lee los libros de verdad, no de la que se los compra para decir que se los ha leído”, añade con guasa.

Compartir el artículo

stats