Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cine para todos los públicos

Edu Soto: "No me entran ganas de hacer humor con El Procés"

El cómico y actor catalán y protagoniza 'Los Rodríguez y el Más Allá', una comedia de aventuras para toda la familia cuya recaudación irá destinada a la Fundación Aladina

Edu Soto se convierte en padre de familia numerosa en Los Rodríguez y el Más Allá.

Edu Soto se convierte en padre de familia numerosa en Los Rodríguez y el Más Allá.

Su personaje de El Neng le hizo alcanzar gran popularidad, pero han pasado los años y Edu Soto (Mataró, 1978) se convierte ahora en padre en 'Los Rodríguez y el Más Allá', una comedia de aventuras y una pizca de magia para hacer disfrutar a toda la familia y en la que parte de los beneficios irán destinados a la Fundación Aladina, que ayuda a los niños con cáncer.

El humorista, forjado en la cantera de Buenafuente, ha demostrado su versatilidad, tanto en cine y teatro como en televisión, donde hemos descubierto su pasión por cantar en 'Tu cara me suena' y cocinar en 'MasterChef Celebrity'. El Mortadelo en carne y hueso de 'Mortadelo y Filemón. Misión: Salvar la Tierra' confiesa su deseo de encarnar a gente normal, sin ese punto extravagante que tienen en común todos sus personajes. Cercano y serio en las distancias cortas, reconoce sentirse cansado del tema de Cataluña y cree que existen muchos otros problemas a los que no se les está dando solución en estos momentos.

-A partir del 31 de octubre podremos verte en la gran pantalla con 'Los Rodríguez y el más allá', donde interpretas al padre de una inusual familia, ¿qué es lo que te atrajo de esta historia?

-Me pareció que era una aventura que encajaba para que la pudiera ver junta toda la familia y a mí eso es una cosa que me emociona mucho, porque no hay conciliación familiar en el cine ni en la tele y creo que con esta película sí se cumple. Es una buena oportunidad para que toda la familia vaya al cine y se divierta al unísono.

Tráiler de 'Los Rodríguez y el Más Allá'.

Además, el elenco está formado por actores como Geraldine Chaplin o Santiago Segura, que son gente con la que apetece trabajar. Y luego, Paco Arango, el director, es un tipo maravilloso, que ya había hecho dos películas anteriormente con buena reputación y las ganancias van para su fundación, la fundación Aladina, dirigida a los niños con cáncer.

-¿Cómo ha sido trabajar con él?

-Paco Arango es una persona muy agradable. Es un tipo que genera constantemente que haya buen ambiente. Un día, por ejemplo, apareció en el rodaje disfrazado de Batman (risas). Tiene una ilusión y una energía muy de niño y es muy bonito tener al lado a alguien así.

-Contabas que te costó mucho desencasillarte de El Neng, el personaje que te dio tanta fama, pero ahora te dan papeles de padre, ¿eso es bueno o es malo?

-Pues todo lo que sea cambiar es bueno, a mí me gusta mucho. Siempre busco algo diferente y que me haga reaccionar, así que estoy muy contento con este papel. Nunca había hecho de padre y ahora además lo he sido de una familia numerosa y maravillosa, con un elenco de hijos súper bonito y con Mariana Treviño como mami.

-Bueno, si algo comparten ambos personajes, El Neng y Rodrigo, es su gusto por lo hortero, por los looks fuertes y llamativos...

-Sí. Es muy difícil que me toque un personaje normal. Siempre se me asocia a personajes histriónicos y un poco 'pasaos' de rosca, ya sea hacia un lado o hacia el otro, pero la normalidad en mí no existe (risas). Cuando veo a actores que hacen una comedia romántica de un tipo normal que se enamora de una chica normal pienso qué envidia, a mí nunca me llega una cosa de ésas, siempre me viene lo estrafalario, pero imagino que es porque mi personalidad es así.

-Has traspasado la barrera de los 40, pero ¿te sientes un poco Peter Pan, un niño que jamás quiere dejar de serlo?

-Mucha gente me dice que tengo espíritu 'peterpanesco', pero no estoy totalmente de acuerdo. Ahora soy un poco más ñoño, los recuerdos me afectan más que antes y veo a mis padres cómo se hacen mayores... Hace poco, paseé por la calle en la que vivía hace años y recordé con nostalgia mi pasado. De repente, te das cuenta de que la vida no era tan fácil como te la imaginabas y abandonas ese pensamiento 'naïve'.

Hay mucha manipulación y mucha historia detrás de cada trabajo, cada anuncio, cada partido político y cada persona. Entonces siento un desencanto y ganas de alejarme de toda la mierda que nos tiran constantemente. Intento vivir lo más alegre posible para que cuando lleguemos a la vejez diga joe, pues me lo he pasado bien.

"Mi abuelo paterno era íntimo amigo de Paco Raval y era un bohemio. Vino al estreno de 'Mortadelo y Filemón' y todos mis amigos se quedaron alucinados con él"

-Los Rodríguez son una familia como cualquier otra, hasta que descubren que su difunto abuelo era en realidad de otro planeta. ¿Qué han supuesto para ti tus abuelos?

-A mi abuelo materno no lo conocí apenas, porque falleció cuando yo era muy pequeño. Y mi abuelo paterno, el señor Soto, sí he tenido la suerte de haberlo conocido y de haberlo disfrutado hasta su último momento. Era un bohemio y un vividor, íntimo amigo de Paco Raval. Los dos eran de Águilas (Murcia) y se conocían desde pequeños.

Le gustaba recitar poesía, cantar... era un espectáculo. Y a conciencia de que le quedaba poco tiempo, empecé a grabarle vídeos donde él contaba sus apasionantes historias, o sea que mientras yo esté vivo él va a permanecer en la memoria, por lo menos en la de mi círculo más cercano. Muchos de mis amigos le conocieron porque vino a Madrid para el estreno de 'Mortadelo y Filemón'. Nos reunimos para comer y todos se quedaron alucinados con mi abuelo.

Por lo que puedo decir que era de otro planeta, al igual que mi padre. Él tenía una banda de música y canta muy bien, así que en mi disco, 'Por naturaleza', canta un tema conmigo y en todos los conciertos que hago en Madrid con mi banda, DeLaRoom, se viene a cantar un par de canciones, o sea que el concepto de aprovechar a la gente que quieres lo tengo marcado a fuego.

-¿Te gustaría que te tomasen en serio en tu faceta musical?

-Sí, por supuesto. La música me llena mucho y me saca de todos los problemas. Es un elemento en mi vida que me proporciona tanta paz y me ayuda tanto a salir del día a día que me he casado con la música. Entiendo que la demanda ahora va por otro lado y no me cuesta nada ir a una ciudad a hacer un monólogo y que el teatro esté lleno, y en cambio con la música aún cuesta un poquito porque la gente no me tiene tan presente. No tengo prisa, poquito a poco va viniendo gente y lo que hacemos es muy bonito, así que creo que tarde o temprano le daremos salida. Sería maravilloso que la gente quisiera escuchar mi música.

"Espero que la polémica con Plácido Domingo no afecte a la película porque hay muchísima gente que ha trabajado con muchísima ilusión en este proyecto"

-En la película compartes protagonismo con un montón de rostros conocidos, pero llama la atención la colaboración especial de Plácido Domingo. ¿Temes que la polémica surgida en torno a él pueda empañar esta película?

-Yo he disfrutado mucho rodando esta película, voy a disfrutar mucho en el estreno viéndola con mis compañeros y no me voy a plantear cosas que no son de mi incumbencia porque en el fondo no conozco bien el caso. Es algo que las personas afectadas tienen que aclarar y cada uno tiene que ocuparse de su vida y de sus cosas personales. Respondiendo a la pregunta de si afectará o no a la película pues espero que no, porque hay muchísima gente que ha trabajado con muchísima ilusión en este proyecto.

"Hay más problemas que el Procès"

-Como catalán de padres murcianos, ¿cómo vives el Procés y el ambiente que se respira en estos momentos en Cataluña?

-Como te comentaba, en un momento un poco delicado, con mis padres delicados de salud, estoy tan cansado ya de estos temas que no me apetece ni opinar porque la gente está muy mal, se toma todo a la tremenda y digas lo que digas te van a situar en un sitio en el que probablemente se estén equivocando.

Si me importase muchísimo, me posicionaría sin problema, pero tengo ganas de vivir mi vida con la máxima alegría posible, entonces no tengo ganas de darle demasiadas vueltas.

Los Rodríguez no son una familia cualquiera.

Y es una pena, porque están produciendo descontento y mal rollo entre la gente de la calle y creo que quienes tienen que solucionar este problema no están a la altura y no están intentando solucionarlo ninguna de las dos partes. Eso es lo que más triste me pone. Hay una crispación constante que a mí no me aporta absolutamente nada, tengo problemas de otra índole que me afectan bastante más.

"La gente está tan centrada en el Procés que no existe nada más, pero hay muchos más problemas en la sociedad que se están dejando de lado"

-¿Puede el humor convertirse en arma de entendimiento y ayudar a calmar esta tensión política y social?

-Tampoco. Es que como humorista no me dan ganas ni de hacer humor con este tema porque me subo al escenario para contar algo y que la gente se ría, pero es que con este tema nadie tiene ya ganas de reírse.

No creo que le venga bien ni a la política, ni al humor, ni al arte... De hecho, íbamos a ir a Barcelona la semana que viene a presentar la película y no podemos ir porque los medios de comunicación no están para atender cuestiones artísticas. La gente está tan centrada en este problema que no existe nada más, pero yo creo que existen muchos más problemas en la sociedad que se están dejando de lado y me parece lamentable. Hay más noticias y más vida.

Compartir el artículo

stats