Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pioneras

Mujeres en la dirección: La mirada femenina conquista el séptimo arte

El equipo de la serie Vida perfecta en el Festival de Cine de San Sebastián.

El equipo de la serie Vida perfecta en el Festival de Cine de San Sebastián. EFE

"Ojalá no fuera noticia que haya más de cuatro directoras en un festival y que ya no tuviésemos que decir eso de 'la primera mujer que'", advierte Leticia Dolera (Barcelona, 37 años). Su serie 'Vida perfecta', estrenada en la 67ª edición del Festival Internacional de Cine de San Sebastián tras ser premiada en el festival de series Canneseries, sólo ha cosechado buenas críticas.

Atrás quedó la polémica en la que se vio envuelta al rechazar a la actriz Aina Clotet, seleccionada para interpretar a una de las protagonistas, porque su embarazo "no era compatible" con su papel, explicó. Ofrecerle otro personaje y argumentar que en el rodaje trabajaban hasta cinco mujeres embarazadas, no fue suficiente para frenar el aluvión de críticas antes de su estreno, el 18 de octubre en Movistar+. "Creo que la serie habla por sí misma y tengo la conciencia muy tranquila, porque no ha habido ningún caso de discriminación aquí", asegura, cansada de responder a esta pregunta.

El problema de fondo, señala, es que "el feminismo molesta y se identifica mi cara con ese movimiento, cuando yo en realidad soy una más, como todas las que salimos el 8-M a la calle, lo que pasa es que por mi profesión a mí me ponen un micrófono delante". ¿Cree que declararse feminista puede hacerle perder trabajo? "A mí lo que me gustaría es que nos animásemos todas y todos a defender y a poner sobre la mesa un tema tan básico como son los derechos humanos de la mitad de la población. Cuantas más seamos pues antes acabaremos con la injusticia social que genera el machismo y el patriarcado", asegura.

Autora de 'Morder la manzana', trata de predicar con el ejemplo. ¿Le gustaría que hubiese más sororidad entre las mujeres? "Bueno, hay mucha sororidad. De hecho, con todo lo que ha pasado me he encontrado más cariño y amor que odio", agradece. Hasta el punto de que la amistad con las coprotagonistas de la serie, Celia Frejeiro y Aixa Villagrán, ha traspasado la pantalla. "Es muy bonito el paralelismo que se ha creado en nuestra vida real, nos hemos hecho amigas, junto con las otras dos codirectoras de la serie, Elena Martín ('Júlia Ist') y Ginesta Guindal. Nos ayudamos mucho las unas a las otras y se ha creado una relación muy especial", cuenta ilusionada.

Y es que servir de plataforma para directoras noveles era otro de los objetivos que Dolera tenía en mente cuando concibió este proyecto. "A las mujeres se nos valora en función de nuestra experiencia y no tanto en función de nuestro potencial, pero si no nos dejan desarrollar nuestro potencial, ¿cómo vamos a demostrar que tenemos talento?", critica.

Pero a pesar de esas trabas, cada vez son más las mujeres que consiguen recabar la confianza necesaria para financiar sus historias. La última edición del Festival Internacional de San Sebastián es buena muestra de ello. En su programación han destacado historias dirigidas y escritas por mujeres: 'La hija de un ladrón', de Belén Funes -cuya actriz protagonista, Greta Fernández, hija de Eduard Fernández, se ha llevado la Concha de Plata a la Mejor Actriz junto con Nina Hoss; 'El viaje de Marta', de Neus Ballús (Goya a la Mejor Dirección Nobel) y Lucía Alemany, en su debut con el largometraje 'La inocencia'.

Lucía Alemany con el cartel de 'La inocencia' a sus espaldas.SSIFF

Alemany reconoce que no ha sido fácil hacer realidad su primera película. "Recibí un par de 'nos' muy dolorosos, pero decidí seguir adelante y gracias a mi productora finalmente hemos encontrado apoyo económico", destaca. 'La inocencia' no oculta sus tintes autobiográficos. La historia, que se desarrolla en el pueblo de Castellón donde pasó su infancia, cuenta cómo cambia por completo la vida de una joven cuando descubre que está embarazada. En sus primeras entrevistas, Alemany se abrió en canal y confesó haber abortado a los 17 años. "No se lo había contado a nadie hasta ahora, pero lo hice porque quería ser honesta con la película y con las personas que vayan a verla", señala. Y añade: "Estoy a favor del aborto, pero con matices, cuando fallan los medios, porque no siempre son eficaces", señala Alemany.

Rompiendo tabúes

Tanto Dolera como Alemany comparten su deseo de romper tabúes como la sexualidad. "Es que la sexualidad forma parte del derecho de estar vivas y conectadas con nuestro cuerpo y nuestro deseo y la sexualidad femenina ha estado siempre relegada a un segundo término; o bien a ser objeto de deseo, o bien a ser un tema del que hablamos sólo en la intimidad, entre nosotras. La diferencia en esta historia es que no somos objetos deseados, sino sujetos que desean. La masturbación femenina ha sido durante mucho tiempo tabú y ahora siento que se está empezando a liberar ese tema. En 'Vida perfecta' las chicas se masturban, tienen orgasmos, tienen deseo, follan con unos, con otros, con otras... Porque la sexualidad nos atraviesa a todas", subraya Dolera.

A través de sus personajes muestran también diferentes maneras de afrontar la maternidad. "Se ven diferentes perspectivas. María, mi personaje, tiene la maternidad absolutamente idealizada, pero tendrá que enfrentarse al hecho de que la familia puede ser de otra manera y puedes tener un hijo con o sin una pareja. Cris pone sobre la mesa otro tema tabú que es el de las madres que están hartas de serlo por momentos. Ella verbaliza literalmente: 'A veces no soporto a mis hijas'. Y no por eso es mala madre ni por eso las quiere menos, sino que es una persona con vida propia que a veces está estresada y se cansa de tener que cuidar de ellas. Y luego está Esther, mi hermana, que es lesbiana y tiene clarísimo que no quiere ser madre. De hecho, tuvo un aborto y para ella nunca ha sido un conflicto, pero se encuentra con su ex y le entran ganas de formar una familia y tener hijos, pues todo el mundo hace eso y ella no".

Trailer de la serie 'Vida perfecta', codirigida por Leticia Dolera.Movistar+

'Vida perfecta' se convierte en un relato generacional. Si bien la aclamada 'Girls' -que narra las peripecias de un grupo de veinteañeras en Nueva York- ha sido una de sus series referentes, Dolera afirma que su historia habla de ese paso de los 35 a los 40 años y esas preguntas que se plantea la gente de su edad. "Es un paso de madurez importante simbólicamente y una época de cambios", explica.

Pero además, añade, también hay un diálogo intergeneracional en la serie. "Mi madre en la ficción, Carmen Machi, condensa en un suspiro todo lo que nuestras madres, abuelas y bisabuelas han vivido. Ellas se hacían las mismas preguntas que nosotras, las mismas. Pero entonces, más que ahora, porque nosotras también hemos crecido con los cuentos que hemos crecido, pero a ellas, el entorno, la sociedad y la cultura no les dejaba andar otro camino", concluye.

Compartir el artículo

stats