Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Julia Navarro: "La muerte de Franco permitió a las mujeres salir de las redacciones"

La prestigiosa escritora vuelve con 'Tú no matarás', un séptimo tomo que promete convertirse en 'best seller'

Julia Navarro en 10 frases

Para ver este vídeo suscríbete a Faro de Vigo o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Julia Navarro en 10 frases Miriam Cos

Su trayectoria como novelista no es lo que la llevó a la fama, pero sí lo que le ha consolidado como una de las escritoras más importantes de nuestro tiempo. Julia Navarro (Madrid, 1953) es hija de la Transición y madre de decenas de historias sobre personajes. Con seis libros que se han alzado como 'best sellers' -el primero, 'La hermandad de la sábana santa', vio la luz en 2004-, ahora vuelve con el séptimo, 'Tú no matarás', donde hace viajar al lector hasta el Madrid de la Guerra Civil y hacia lo complicado de la historia de Fernando, Catalina y Eulogio, los protagonistas que se van al exilio.

Sin cortapisas y con un lenguaje propio de una mujer que se ha conformado durante media vida como periodista política cuando nadie lo era, Navarro no solo habla de lo que rodea a sus libros, sino que también es capaz de hacer un análisis de la actualidad política presentando sobre la mesa sus opiniones e inquietudes. Porque hay ciertos niveles en los que una persona se puede permitir el lujo de dar lecciones de vida, y eso pasa con la escritora.

- Dice que sus libros no son históricos, que son sobre personajes, pero no deja de haber una gran carga histórica en cada una de sus novelas, en el caso de 'Tú no matarás' ¿ha tenido que indagar mucho sobre el tema? ¿Ha metido escenarios o experiencias propias?

"Uno no puede ponerse a escribir pensado cuánto va a vender", afirma la escritora

- Yo no escribo libros de historia y mi objetivo no es ese, escribo historias de personajes. Naturalmente ellos son hijos del tiempo que les toca vivir, todos somos hijos de nuestro tiempo. Procuro que ese escenario donde transcurren las historias de mis personajes sea sólido, un escenario creíble y siempre hago un trabajo de documentación exhaustivo.

Las novelas históricas son las que están contando una época. A mí, en particular, me interesa indagar sobre la condición humana, bucear en lo más hondo de la misma, buscar los claros oscuros, eso es lo que yo ambiciono cuando escribo una novela.'Tú no matarás' es una historia sobre el peso de la conciencia, la venganza, la amistad empieza con un verso de Constantino Cavafis que recuerda que a veces uno no llega a su destino y lo importante es la travesía, lo que pasa en la travesía de la vida.

- ¿Alguna vez imaginó que sus novelas tendrían tanto éxito?

- Uno no puede ponerse a escribir pensado cuánto va a vender. La cuestión es tener la necesidad de contar una historia y contarla de la mejor manera que puedas. Nadie tiene el éxito garantizado, pensar que me va a ir bien sería una traición a los lectores y a mi misma. Nunca imaginé que se iban a vender y no significa que se vayan a vender en el futuro. Cada novela es empezar de cero, salir a la calle en busca de los lectores y esperar a que su veredicto sea favorable.

- ¿Qué diferencias hay entre ser periodista y novelista?

- Ambas se centran en contar una historia. Desde el principio de los tiempos siempre ha habido quién ha tenido la necesidad de contar y los que han tenido la necesidad de escuchar. Imagino a los hombres primitivos que intentaban buscar respuestas a lo que les rodeaba, dejaban volar la imaginación y construían las historias y mitos y había otros que los escuchaban e intentaban entender esos porqués de la existencia. Es una necesidad que todos tenemos, que nos cuenten y algunos también de contar.

- ¿Siempre ha escrito sobre lo que le ha dado la gana?

- Cuando escribía libros de política era distinto, eran libros periodísticos, era como una continuación de mi trabajo. La novela no. Nadie te puede decir de lo que puedes o debes escribir, sería inimaginable.

"Me satisface cuando veo a tantas mujeres periodistas", asegura Navarro

Porque, antes de lanzarse a las aventuras de la ficción, la periodista y novelista se encargó de recordar la historia política a sus seguidores a través de diversos tomos. 'Nosotros, la transición', '1982-1996, entre Felipe y Aznar' o 'El nuevo socialismo: la visión de José Luis Rodríguez Zapatero' son algunos de los títulos que atesora, algo que ya ha quedado lejos y que se ha visto enmudecido por las historias de 'Dispara, yo ya estoy muerto' o 'La sangre de los inocentes'.

- La Transición fue el escenario donde comenzó su carrera periodística, ¿cómo era ser mujer en la época y en la profesión? ¿Han cambiado mucho las cosas?

- Comencé mis primeros pasos periodísticos en esa época y tuve la suerte de vivirlo y contarlo. Ser mujer periodista era muy complicado, por entonces el papel de la mujer no tenía nada que ver con la situación actual. Empezamos a hacer periodismo político, hasta ese momento las mujeres escribían de cultura, educación, sociedad.

La muerte de Franco supuso la oportunidad para las mujeres de salir de las redacciones y hacer periodismo político y contar la recuperación de las libertades, la construcción de la Constitución fue una época difícil, la sociedad aún tenía una mirada absolutamente patriarcal y machista. Cuando pedías una entrevista con un ministro o banquero, alguien destacado, costaba que te la concediera, había prejuicios. Ahora ha cambiado y me llena de satisfacción cuando veo a tantas mujeres en las Cortes donde sea hay muchas mujeres incorporadas con normalidad y que estáis ahí contando lo que sucede. Ya no es extraordinario, es totalmente normal.

"Reglas de juego"

- Ha escrito y escribe sobre actualidad política. Además, ha vivido diferentes momentos políticos de la historia, ¿cómo ve el actual Gobierno?

- La crisis de 2008 ha provocado un cambio de paradigmas en nuestra sociedad, lo que dábamos por sentado ahora está en cuestión. El auge de los populismos en el mundo introduce ahora un factor nuevo. Tenemos que empezar a reflexionar y ver cómo construimos el futuro inmediato. Ojalá tengamos tiempo, sobre todo los jóvenes, de reflexionar de dónde venimos para que la historia no se repita.

- En cuanto a esa época de la historia de España, ¿cree que para las nuevas generaciones ya queda lejos?

-Parece que la gente joven le quita importancia. Conocer la historia es una obligación. La gente joven tiene la obligación de hacer esa reflexión y mirar hacia atrás para conocer la historia.

- Se han podido ver insultos y hasta agresiones en el Congreso, ¿cree que hay mucha crispación política?

"En Cataluña han querido saltarse las leyes convocando un referéndum ilegal", dice la autora

- Hay una enorme crispación política pero no se justifican las formas. En una Parlamento los debates pueden ser duros, pero por sus argumentos, y uno tiene que poder decir a su oponente político lo que crea pertinente siempre y cuando lo haga con unas ciertas formas, con respeto.

No todos tenemos por qué pensar igual y todos tenemos derecho a defender lo que creemos, pero respetando y escuchando al otro. Esas palabras gruesas que se usan hoy en día, que la gente se acusa de golpista, fascista termina banalizando el lenguaje, devaluando lo que esas palabras significan y se convierte en un debate que contamina todo.

- ¿Lo de Cataluña fue un golpe de estado?

- Creo que en Cataluña un grupo de políticos han querido saltarse las leyes convocando un referéndum ilegal, con una república ilegal arrastrando a la población a un enfrentamiento. Cataluña hoy es una comunidad absolutamente dividida. Uno puede ser independentista, está en su derecho, pero yo tengo una concepción más global e internacionalista, quizá porque estoy más cómoda con los postulados ideológicos de la izquierda. Respeto sus ideas, pero una democracia tiene unas leyes y unas reglas de juego. Los políticos catalanes que han esto tienen una grave responsabilidad por el camino elegido.

Compartir el artículo

stats