Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Premios Goya

'Campeones', la historia de un guión que no encontraba productor

La exitosa película está inspirada en el equipo de baloncesto valenciano Aderes Burjassot

La entrañable historia de 'Campeones' a punto estuvo de quedarse guardada en un cajón. Inspirándose en el reportaje de una revista dominical sobre el equipo de baloncesto valenciano Aderes Burjassot, ganador de doce títulos de Campeones de España de Baloncesto de la Federación de Deportes para Personas con Discapacidad Intelectual (FEDDI), un director novel llamado David Marqués escribió un guión con el que llamó a la puerta de varias productoras sin ningún éxito. "Cuando contactó conmigo estaba ya a punto de tirar la toalla. Otros productores se echaban para atrás porque les parecía que era arriesgado. El caso es que acudió a mí como último recurso, porque intuía que nosotros en Pendelton básicamente hacemos las historias que surgen en nuestra casa", explica Luis Manso, que se convertiría en el productor de la película.

"Marqués estaba justo a punto de autoproducírsela junto con un socio, por muy poco dinero, cuando le dije que me interesaba pero que quería que la leyera Javier Fesser. Se la pasé a Javi y le dije mira, esto está escrito para ti. Y efectivamente la leyó y por primera vez sintió que era una historia escrita para él", detalla. "No es la primera vez que Javi se pone a dirigir a personas con una capacidad diferente. Hemos trabajado en muchas otras ocasiones, a veces consciente y otras inconscientemente, con gente distinta. Nos gusta salirnos de los establecido, del modelo más 'plastiquero'", afirma Manso.

"Aunque David Marqués había pensado dirigir su propia historia, al contarle que Fesser estaba dispuesto a hacerlo accedió diciendo que para él era un gran honor y que estaría encantado. Entonces lo que hicieron fue reescribirla juntos para que Javi la hiciera más suya", cuenta el productor.

De hecho, la última versión está escrita conociendo a los actores que iban a encarnar a esos personajes. "No hay apenas improvisación, porque el texto está lleno de frases y ocurrencias de ellos. Por ejemplo, a Paquito no se le entendía y lo que hizo Fesser fue jugar con eso, o en el caso de Stefan, que nos daba abrazos todos los días cuando le veíamos, decidió incorporar su costumbre también a la historia para hacerla más real y más natural", concluye Manso.

Compartir el artículo

stats