Soutomaior pide a la Guardia Civil que vigile el tráfico fluvial en el Verdugo

Motos acuáticas y otras embarcaciones exceden la velocidad permitida y ponen en riesgo a los bañistas, alerta el Concello

Actividad con kayaks en la playa de Comboa, en el río Verdugo.

Actividad con kayaks en la playa de Comboa, en el río Verdugo. / A.P.

Iván Leis

Iván Leis

El gobierno local de Soutomaior acaba de solicitar a la Guardia Civil y a “los organismos competentes” que realicen tareas de vigilancia en el río Verdugo, a raíz de las quejas vecinales por el tráfico incontrolado de embarcaciones motorizadas. El Concello “recibió avisos” y pudo comprobar in situ desde inicios de este verano, la presencia de motos de agua y lanchas impulsadas a motor que excedían la velocidad permitida de navegación. “Tal y como establece la normativa, la velolidad máxima permitida es de tres nudos, algo más de 5,5 kilómetros por hora”, aclara el Ayuntamiento.

El alcalde Manu Lourenzo dice que el objetivo de solicitar esta vigilancia en el río es “garantizar la seguridad de los vecinos que disfrutan de las zonas de baño, ya que pueden verse arrolladas por este tipo de vehículos cuando discurren a una velocidad excesiva”. Además el gobierno municipal se propone “proteger la fauna y flora fluvial en ambas orillas, especialmente afectadas por este tipo de vehículos motorizados”. Por ello el Concello avanza que se realizarán labores de vigilancia “con especial énfasis en las zonas de baño, para evitar que se comentan estas infracciones”.

Lourenzo asegura que “la mayoría de los vecinos hacen un uso correcto de estos vehículos motorizados”, pero pide que se comunique de inmediato a las autoridades “cualquier conducta temeraria”.

Soutomaior cuenta con zonas de baño fluviales en Sameán, Candán, Aranza y Comboa, en donde a la altura del puente colgante el río Verdugo se junta con el Oitavén.