La Guardia Civil realiza nuevas gestiones para esclarecer la muerte de la vecina de Arcade

El informe preliminar de la autopsia no concreta la causa del fallecimiento, por lo que se mantienen todas las hipótesis abiertas

La jueza de Redondela decretó el secreto de sumario

La finca donde se hallaron los restos de Manuela Barbosa.

La finca donde se hallaron los restos de Manuela Barbosa. / Marta G. Brea

El hallazgo hace tres semanas de los restos óseos de una persona en Arcade –que previsiblemente se corresponden con los de Manuela Barbosa Sousa, de 66 años, a la que se le perdió la pista en 2021 cuando se dirigía a casa de su hija en la parroquia de Soutomaior, tal y como afirmó la Subdelegación del Gobierno– intensificó las investigaciones de la Guardia Civil respecto al caso de esta vecina desaparecida.

Los agentes de la policía judicial del Instituto Armado continúan realizando nuevas gestiones a la espera de recibir el informe definitivo del servicio de Antropología Forense del Imelga, dirigido por el experto Fernando Serrulla, sobre el estudio de los huesos localizados, que determinará si se trata, de forma oficial, de Manuela Barbosa y cuál fue la causa del fallecimiento.

El informe forense preliminar no concreta el posible origen de la muerte, según fuentes del TSXG. El cráneo presentaba un fuerte golpe del que deberá esclarecerse si es anterior o posterior a la muerte, es decir, si se trata de una muerte de carácter homicida o accidental producto de una caída. También se desconoce por el momento si fue este golpe lo que provocó su fallecimiento o fueron causas naturales. Esta falta de concreción es lo que lleva a la Guardia Civil a mantener todas las hipótesis abiertas. Por todo ello, el juzgado de Redondela que instruye el caso decretó el secreto de sumario a la espera de recibir el resultado de las diligencias solicitadas, ya que también se analizaron otros restos biológicos.

Accesos

El cadáver fue localizado por un operario que estaba realizando un desbroce y limpieza a fondo de una finca que durante años estuvo llena de maleza, lo que pudo haber contribuido a que no se localizase antes. A dicha finca se accedía desde un portalón particular que contaba con una servidumbre de paso hacia la zona donde se encontraron los restos mortales.

Lo cierto es que los huesos fueron hallados en el lugar de Conde, a escasos 200 metros de la casa de una de las hijas de la desaparecida. Además, en el entorno se recuperaron también su cartera, que contenía varias fotografías suyas, y efectos personales, entre ellos algunas joyas que portaba; lo que todavía acentuó más la posibilidad de que se trata de la vecina de Arcade desaparecida en 2021.

A falta de esta identificación oficial, a Manuela Barbosa se le pierde de pista hace justamente tres años. Fue el 13 de julio de 2021 en el núcleo urbano de Arcade, a donde se trasladó en taxi desde Redondela. A las 15.30 horas, unos testigos la vieron bajar caminando hacia la casa de su hija y ahí es la última vez que se la ve. La última imagen real de ella fue captada por una cámara de una sucursal de Abanca en Arcade cuando pasó por delante.

La investigación inicial corrió a cargo de la Policía Nacional, que realizó decenas de batidas sin éxito por las inmediaciones. Posteriormente, también la Guardia Civil y Protección Civil peinaron el entorno en busca de Manuela, barajando la posibilidad más lógica, que la mujer, que requería medicación, se hubiera desorientado y perdido. La determinación de las pruebas de ADN de los restos hallados el pasado 18 de julio podría cerrar esta investigación si se confirma dicha identidad.

Suscríbete para seguir leyendo