Las multas por cavar agujeros en San Xoán en Nigrán podrán ascender a 200.000 euros

Se desplegará un dispositivo de vigilancia sin precedentes, con la unidad Pegaso de la Guardia Civil, que controlará los arenales con drones por la tarde, y agentes desplazados desde Madrid

Así suele amanecer el arenal de Praia América cada 24 de junio, lleno de basura y socavones.

Así suele amanecer el arenal de Praia América cada 24 de junio, lleno de basura y socavones. / FdV

El Concello de Nigrán desplegará un dispositivo de vigilancia sin precedentes en Praia América para impedir que se caven grandes agujeros durante la celebración de San Xoán. Y grandes podrán ser también las sanciones para quienes incumplan la prohibición de excavar en los arenales, que irán desde los 100 euros las más leves, hasta los 200.000 euros las catalogadas como graves.

La intención del Concello es evitar la degradación del ecosistema del arenal, que cada 24 de junio amanece lleno de socavones realizados por los miles de jóvenes que invaden Praia América para hacer sus hogueras y celebrar así la noche más corta del año.

A falta de poco más de una semana para que esto ocurra, la Junta Local de Seguridad de Nigrán, presidida por el subdelegado del Gobierno, Abel Losada, se reunió ayer para ultimar el dispositivo de seguridad que se desplegará para evitar que se repita la imagen de otros años. Así, la principal novedad será que, por primera vez, acudirá la Unidad Pegaso de la provincia de Pontevedra, ampliada con agentes desplazados ex profeso desde Madrid con el objetivo de vigilar con drones todo el arenal e incluso las calas más alejadas de Monteferro o Lourido.

En total, más de 200 personas, entre Policía Local, Guardia Civil, Seprona, Policía Autonómica, GES, Protección Civil y agentes de Tráfico trabajarán coordinados para que la fiesta transcurra sin incidencias y, sobre todo, para acabar con la costumbre de hacer grandes agujeros que dañan el ecosistema.

Equipo de concienciación

Así pues, desde la mañana del domingo 23 de junio, Protección Civil controlará los diferentes accesos al arenal para que no se entre con cualquier instrumento que sirva para agujerear o hacer grandes hogueras, e informarán a la Policía Local en caso de ser necesario. En este sentido, desde el Concello advierten que las multas por desobedecer esta prohibición y cavar agujeros en la playa ascenderán de 100 a 3.000 euros en caso de ser leves y hasta 200.000 euros de ser catalogadas como graves, ya que pueden estar infringiéndose desde leyes de conservación de este espacio natural protegido a leyes de seguridad ciudadana, pudiendo incluso incrementarse mucho la cuantía.

A este dispositivo sin precedentes en la historia del Concello se sumará un equipo de concienciación ambiental que desde la mañana también estará recorriendo la playa recordando a los asistentes las obligaciones que conlleva el respeto de un espacio natural, mensaje que se repetirá por megafonía. Igualmente, este equipo de concienciación ambiental entregará a los distintos grupos de gente sacos para que depositen su basura en los contenedores que se instalen en los accesos a las playas.

Paralelamente, los drones de la Unidad Pegaso estarán funcionando desde primera hora de la tarde del domingo para detectar posibles grupos que, pese a las advertencias, desobedezcan la norma de no hacer agujeros en el arenal.

Informar a los jóvenes

“Lo más importante ahora y que todos debemos hacer es informar a los jóvenes de que este año será diferente en Nigrán. Se podrá festejar el San Xoán, pero sin cavar agujeros que atenten contra nuestro patrimonio natural”, apunta el alcalde, Juan González, insistiendo en que “este año estará vigilado, controlado y multado, así que no tiene sentido venir al arenal con palas porque deberán dar la vuelta”.

Asimismo, como viene siendo habitual, la zona deportiva de Gaifar contará con un hospital de campaña y un Punto Violeta de atención a posibles casos de violencia de género. También las dunas quedarán cerradas perimetralmente para impedir el paso y se iluminarán para mejorar la vigilancia, con unidades del Seprona. Por otro lado, la Guardia Civil de Tráfico blindará el municipio con controles de alcoholemia para impedir que nadie conduzca bajo los efectos del alcohol y otras substancies, circunstancia, esta última, que vigilará especialmente la Policía Nacional.