“Rafa es un padre para nosotros”

Alumnos, exalumnos y compañeros docentes homenajean por sorpresa al director del CEE Panxón por su jubilación

Homenaje sorpresa por su jubilación a los 68 años: "Rafael Lores es un padre para nosotros"

Pablo Hernández Gamarra

Corrieron lágrimas, carcajadas, abrazos, besos y mucha emoción ayer en el Centro de Educación Especial (CEE) de Panxón. El homenaje sorpresa que alumnos y profesores prepararon para Rafael Lores, la persona que los ha guiado a todos como director durante los últimos diez años, puso los sentimientos patas arriba. Este es su último curso y está a punto de terminar, por lo que todos ellos querían mostrarle su sincero agradecimiento por todo lo que les ha dado.

“Rafa es un padre para nosotros. Un segundo padre. Una persona de seguridad”. Lo dice todo la frase más repetida en el vídeo que elaboraron los jóvenes internos en el centro que atiende a escolares con problemas de conducta llegados desde toda Galicia.

Lo dejaron sin palabras al entrar en el centro pasadas las ocho y media de la tarde. Acudía engañado a una supuesta cena del restaurante escolar, uno de los innovadores proyectos educativos del colegio basado en los intereses de los jóvenes, como la granja, el huerto o el grupo de música. Allí aprenden matemáticas, ciencias y otras materias a través de las recetas y sirven periódicamente cenas con la finalidad de recaudar fondos para la excursión de fin de curso.

Foto de familia de los asistentes a la jubilación sorpresa de Rafael Lores.

Foto de familia de los asistentes a la jubilación sorpresa de Rafael Lores. / Pablo Hernández Gamarra

La de ayer fue temática, en torno al protagonista. Empapelaron el comedor de carteles de tipo electoral con su fotografía y el lema “Ahora sí”, el mismo que empleó Pedro Sánchez en la campaña estatal de 2019. Quizás un guiño a su etapa como concejal socialista en Baiona, o más bien una broma en torno el retraso intencionado de su jubilación. Y es que la vocación le puede y ha solicitado varias prórrogas para demorar su marcha hasta los 68 años.

"Somos un centro de educación especial, non polo noso alumnado, senón polo xeito de artellar a nosa resposta educativa", es una de sus frases más repetidas

Nacido en Ponte Caldelas, criado en Pontevedra y licenciado en Pedagogía por la Universidade de Santiago, Rafael Lores inició su vida laboral en Panxón en 1981 en el antiguo internado de los huérfanos del mar, justo al lado del centro que ha dirigido desde 2013. Desde entonces se ha dedicado a cuidar a cientos de niños y jóvenes en difíciles circunstanciasque han pasado por la localidad, en la última década los del CEE, un “centro de educación especial, non polo noso alumnado, senón polo xeito de artellar a nosa resposta educativa”, como el mismo repite cuando tiene ocasión.

Una "gran familia"

Sus compañeros destacaron ayer su “innovadora” manera de trabajar. Siempre quiso adaptar el modelo a los alumnos y no al revés. Su máxima para reconducir a esos chicos con los que el sistema educativo ha fracasado es “xerar experiencias de éxito que rachen coa cadea de fracasos que arrastran e crear unha contorna de pertenza que cambie o seu rol no sistema educativo”.

El homenajeado repartió abrazos entre alumnos y compañeros.

El homenajeado repartió abrazos entre alumnos y compañeros. / Pablo Hernández Gamarra

Así ha conseguido que el CEE sea una “gran familia”, tanto para los jóvenes que están y han pasado por allí como para sus parientes más cercanos. Fe de ello dieron una madre y una abuela durante el acto, que sentían que “chegaban á casa dun familiar” cuando acudían a visitar a su hijo/nieto.

El encuentro reunió a un centenar de personas. Sentados a las mesas, la extensa familia del homenajeado, compañeros durante su carrera, familiares de alumnos, exalumnos que no quisieron perderse la cita con la persona que les ayudó a “madurar” y les enseñó “a querer”, destacaron, así como autoridades municipales y de la Consellería de Educación. Como cocineros y camareros para la ocasión, la plantilla actual de docentes y alumnos que lo echarán mucho de menos. Él también lo hará, aunque amenaza con visitas.

Suscríbete para seguir leyendo