Porriño licita la humanización del entorno del centro social por 1,4 millones

Es la primera fase de una transformación que abarcará las calles Antonio Palacios, Domingo Bueno, Ramón González y Pío XII

Proyecto de humanización del entorno del centro social, realizado por la arquitecta Estefanía Grandal.

Proyecto de humanización del entorno del centro social, realizado por la arquitecta Estefanía Grandal. / D.P.

Porriño ha dado un importante paso de cara a la transformación de su centro urbano con la licitación de la primera fase de las obras de humanización del entorno del centro social, que abarcará las calles Antonio Palacios, Domingo Bueno, Ramón González y Pío XII. El Concello ha sacado a licitación los trabajos esta semana, con un presupuesto base de casi 1,4 millones de euros, de los cuales la Administración local asumirá el 33% y la Diputación de Pontevedra el resto.

Las empresas interesadas en hacerse con el contrato ya pueden presentar sus propuestas, teniendo en cuenta que las obras deberán estar ejecutadas en su totalidad a 30 de abril de 2025. Asimismo, deberán justificarse en el plazo de 5 meses desde su finalización, sin exceder en todo caso el 30 de septiembre de 2025.

Se reducirá el tráfico rodado y la velocidad a 20 km/h

Este proyecto de transformación del corazón de Porriño ha sido redactado por la arquitecta mosense Estefanía Grandal, alma mater de otras humanizaciones en la comarca, como la del Pazo de Mos o el entorno de la iglesia de Torroso, así como de la futura humanización del Parque da Feira, también en Porriño. En él se propone mejorar la comunicación peatonal con el centro urbano, comunicándolo con la calle Pío XII; potenciar el espacio público existente en torno al centro social, abriéndolo hacia la calle y el parque situado a una cota inferior; y empedrar la calle Pío XII, desde la intersección con la Avenida Domingo Bueno hasta el paso de cebra existente en Ramón González.

Posibilidad de cierre al tráfico

Se plantea así una calle versátil, con un tráfico muy reducido y una velocidad máxima de 20 km/h, que en ocasiones señaladas y en ciertos días de la semana pueda cortarse al tráfico rodado e integrarse por completo en el espacio público peatonal y accesible.

Asimismo, se proyectan distintas zonas con características marcadas. Por un lado, una zona de parque infantil exterior, modificando el ya existente, de manera que tenga disposición circular, con una gran pieza de juego central y pequeños elementos situados entre la arboleda y dentro de un patio cubierto; y una zona sur de vegetación, donde la parte superior se vincule a la plaza del centro social y la inferior al parque infantil.

El proyecto también establece como criterio para toda la intervención el aprovechamiento de todos los elementos que se eliminen, principalmente los bordes de piedra que delimitan los parterres, como nuevo pavimento.